TITULO CUARTO
DE LA SUCESIÓN LEGITIMA

CAPITULO I
Disposiciones generales

Art. 3840
La herencia legítima se abre:

1º. Cuando no hay testamento otorgado, ó el que se otorgó es nulo ó perdió después su fuerza, aunque antes haya sido válido:

2º. Cuando el testador no dispuso de todos sus bienes:

3º. Cuando falta la condición impuesta al heredero, ó éste muere antes que el testador, ó repudia la herencia, sin que haya sustituto ni tenga lugar el derecho de acrecer:

4º. Cuando el heredero instituido es incapaz de heredar.

3841
Cuando siendo válido el testamento, no deba subsistir la institución de heredero, los legados, si los herederos legítimos no son también forzosos, no deben reducirse como inoficiosos; y la sucesión legítima solo comprenderá el remanente de los bienes.

3842
Si el testador dispone legalmente sólo de una parte de sus bienes, el resto de ellos forma la sucesión legítima.

3843
En las herencias la ley no atiende al origen y naturaleza de los bienes del difunto para arreglar el derecho de heredarlos.

3844
La sucesión legítima se concede:

1º A los descendientes y ascendientes y al cónyuge que sobrevive, con exclusión de los colaterales y del fisco:

2º. Faltando descendientes y ascendientes, á los hermanos y sobrinos representantes de hermanos difuntos y al cónyuge que sobrevive, con exclusión de los demás colaterales y del fisco:

3º. Faltando hermanos y sobrinos representantes de hermanos difuntos, al cónyuge que sobrevive, aunque haya otros colaterales:

4º. Faltando descendientes, ascendientes, hermanos y cónyuge, á los demás colaterales dentro del octavo grado, con exclusión del fisco:

5º. Faltando colaterales, al fisco.

3845
El parentesco de afinidad no da derecho de heredar.

3846
Los parientes más próximos excluyen á los más remotos, salvo el derecho de representación en los casos en que deba tener lugar.

3847
Los parientes que se hallaren en el mismo grado, heredarán por cabezas ó por partes iguales.

3848
Si hubiere varios parientes en un mismo grado, y alguno ó algunos no quisieren ó no pudieren heredar, su parte acrecerá á los otros del mismo grado, salvo el derecho de representación cuando deba tener lugar.

3849
Repudiando ó no pudiendo suceder el pariente más próximo, si es solo, ó todos los parientes más próximos, heredarán los del grado siguiente por su propio derecho y sin que puedan representar al repudiante ó incapaz.

3850
Las lineas y grados de parentesco se arreglarán por las disposiciones contenidas en el capítulo 2º, tít. 5º, Libro 1º.

3851
Los hijos y descendientes del incapaz ó del que haya sido desheredado, no serán excluidos de la sucesión por esas causas, aun viviendo sus padres ó ascendientes, si fueren llamados por derecho propio, pero si lo fueren solo por derecho de representación, únicamente podrán reclamar la legítima del incapaz ó desheredado.

CAPITULO II
Del derecho de representación.

Art. 3852
Se llama derecho de representación el que corresponde á los parientes de una persona, para sucederle en todos los derechos que tendría si viviera ó hubiera podido heredar.

3853
El derecho de representación tendrá siempre lugar en la línea recta descendente, pero nunca en la ascendente.

3854
En la línea trasversal sólo tendrá lugar el derecho de representación en favor de los hijos de los hermanos, ya lo sean éstos de padre y madre, ya por una sola línea, cuando concurran con otros hermanos del difunto.

3855
Los demás colaterales heredarán siempre por cabezas.

3856
Siendo varios los representantes de la misma persona, repartirán entre sí con igualdad lo que debía corresponder á aquella.

3857
Se puede representar á aquel cuya sucesión se ha repudiado; mas no á aquel de cuya sucesión ha sido declarado incapaz ó desheredado el que debiera ser representante.

3858
El que repudia la herencia que le corresponde por una línea, no queda por esa razón impedido de aceptar la que le corresponde por otra.

3859
Entre personas vivas no tiene lugar la representación sino en los casos de desheredación ó incapacidad.

CAPITULO III
De la sucesión de los descendientes.

Art. 3860
Si á la muerte de los padres quedaren sólo hijos legítimos ó legitimados, la herencia se dividirá entre todos por partes iguales, sin distinción de sexo ni edad, y aunque procedan de distintos matrimonios.

3861
Si solo quedaren descendientes de ulterior grado, la herencia se dividirá por estirpes; y si en alguna de estas hubieren varios herederos, la porción que á ella corresponda se dividirá por partes iguales.

3862
Si quedaren hijos y descendientes, los primeros heredarán por cabezas y los segundos por estirpes.

3863
Si quedaren sólo hijos naturales ó sólo hijos espúrios, unos y otros legalmente reconocidos, sucederán en la misma forma que los legítimos.

3864
Los descendientes de los hijos naturales y espurios no gozan el derecho de representación sino cuando son legítimos ó legitimados.

3865
Cuando concurran descendientes legítimos con ilegítimos, ó unos ú otros con ascendientes, la división se hará en los términos prevenidos en los artículos 3464, 3465, 3466 y 3470 á 3477, sobre el total líquido de la herencia.

3866
Si el intestado no fuere absoluto, se deducirá del total de la herencia la parte de que legalmente haya dispuesto en testador, y el resto se dividirá de la manera que disponen los artículos que preceden.

3867
Concurriendo el cónyuge que sobrevive, con descendientes, se observará lo dispuesto en el artículo 3834.

CAPITULO IV
De la sucesión de los ascendientes.

Art. 3868
A falta de descendientes, sucederán el padre y la madre por partes iguales.

3869
Si sólo hubiere padre ó madre, el que viva sucederá al hijo en toda la herencia.

3870
Si sólo hubiere ascendientes de ulterior grado por una línea, se dividirá la herencia por partes iguales.

3871
Si hubiere ascendientes por ambas líneas, se dividirá la herencia en dos partes iguales, y se aplicará una á los ascendientes de la línea paterna y otra á los de la materna.

3872
Los miembros de cada línea dividirán entre sí por partes iguales la porción que les corresponda.

3873
Concurriendo el cónyuge que sobrevive, con ascendientes, se observará lo dispuesto en el artículo 3884.

3874
Respecto de los ascendientes ilegítimos, regirá en las herencias sin testamento lo prevenido en los artículos 3479, 3480 y 3481.

CAPITULO V
De la sucesión de los colaterales

Art. 3875
A falta de ascendientes, descendientes y cónyuge, la ley llama á la sucesión á los colaterales dentro del octavo gradó.

3876
Si sólo hay hermanos legítimos por ambas líneas, sucederán por partes iguales.

3877
Si concurren hermanos enteros con medios hermanos, aquéllos heredarán doblé porción que éstos.

3878
Si concurren hermanos con sobrinos, hijos de hermanos, los primeros heredarán por cabezas y los segundos por estirpes.

3879
A falta de hermanos legítimos, sucederán sus hijos también legítimos, dividiéndose la herencia por estirpes, y la porción de cada estirpe por cabezas.

3880
A falta de los llamados en el artículo anterior, sucederán los hermanos naturales, y á falta de éstos los espurios, unos y otros legalmente reconocidos; á falta de ellos sus hijos, siendo legítimos; y respecto de todos se observará lo dispuesto en los tres artículos que preceden.

3881
Los hijos de los medios hermanos gozarán el derecho de representación, y sucederán en la parte que les corresponda, ya estén solos, ya concurran con sus tíos.

3882
A falta de los llamados en los artículos anteriores, sucederán los parientes más próximos en grado, sin distinción de líneas ni consideración á doble vínculo, y heredarán por partes iguales.

3883
En concurrencia de colaterales y cónyuge, se observará lo dispuesto en los artículos 3886 á 3890.

CAPITULO VI
De la sucesión del cónyuge .

Art. 3884
El cónyuge que sobrevive, concurriendo con descendientes ó ascendientes, tendrá el derecho de un hijo legítimo, si carece de bienes, ó los que tiene al tiempo de abrirse la sucesión no igualan la porción que á cada hijo legítimo debe corresponder en la herencia.

3885
En el primer caso del artículo anterior, el cónyuge recibirá íntegra la porción señalada; en el segundo sólo tendrá derecho de recibir lo que baste para igualar sus bienes con la porción referida.

3886
Si el cónyuge que sobrevive concurriere con un solo hermano, dividirá con éste la herencia por partes iguales.

3887
Si concurriere con dos ó más hermanos, el cónyuge tendrá un tercio de la herencia, y los dos tercios restantes se dividirán entre los hermanos.

3888
A falta de hermanos, el cónyuge sucede en todos los bienes conforme la fracción 3ª del artículo 3844,

3889
El cónyuge recibirá las porciones que le correspondan conforme á los tres artículos que preceden, aunque tenga bienes propios.

3890
Lo dispuesto en los artículos 3886 y 3887, sólo se entenderá respecto de los hermanos legítimos y de sus hijos también legítimos. Concurriendo el cónyuge con hermanos ilegítimos, sólo tendrán éstos derecho á alimentos.

CAPITULO VII
De la sucesión de la hacienda pública.

Art. 3891
A falta de todos los herederos llamados en los capítulos anteriores, sucederá la hacienda pública; salvo lo dispuesto en los artículos 1370, 2736 y 3256.

3892
Los derechos y obligaciones del fisco son de todo punto iguales á los de los otros herederos.


0 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *