LIBRO PRIMERO

 

TITULO OCTAVO

 

DE LA ADOPCION

 

199. La adopcion solo es permitida á las personas de uno y otro secso que tengan mas de cincuenta años de edad, que en la época de la adopcion no tengan descendientes legítimos, que no esten ordenados insacris y que por lo menos tengan quince años mas que los individuos que se proponen adoptar. 

 

200. Ninguno puede ser adoptado por muchas personas si no es por marido y muger. 

 

201. Ninguna persona casada pueda adoptar por si sola, á menos que sea con el consentimiento del otro consorte. 

 

202 La facultad de adoptar podrá ser ejercida en favor de un individuo, á quien en su menor edad y por seis años á lo menos, se le hubiesen dado ausilios no interrumpidos, ó en favor de alguno que hubiese salvado la vida al adoptante, ya en un combate, ya sacandole de las llamas, ó de las aguas. 

 

En el segundo caso bastará que el adoptante sea mayor de mas edad que el adoptado, que no tenga descendientes legítimos, y si es persona casada, que su consorte consienta en la adopcion. 

 

203. En ningún caso podrá tener lugar la adopcion antes de la mayoría del adoptado, á escepcion del caso del articulo 226. Si este teniendo aun á su padre y madre, ô á alguno de los dos, no ha cumplido veinte y cinco años, estará obligado á obtener el consentimiento para la adopcion de su padre y madre ó del que sobreviva. Si el que está para ser adoptado fuese mayor de veinte y cinco años, solamente, estará obligado á pedir el consejo de sus padres.

 

204. La adopcion conferirá el apellido del adoptante al adoptado, quien lo añadirá al de su familia.

 

205. Sin embargo el adoptado permanecerá en su familia natural, y conservará todos sus derechos en ella.

 

206. La obligación natural de darse reciprocamente alimentos en los casos determinados por la ley, continuará vigente entre el adoptado y su padre y madre naturales. 

 

207. La obligación de dar alimentos es común y reciproca entre el adoptante y adoptado, cuando alguno de los dos tenga necesidad de ellos.

 

208. Ei adoptado no adquirirá derecho alguno de suceder sobre los bienes de los parientes del adoptante; pero tendrá los mismos derechos, que tendria si fuese hijo de matrimonio, para heredar al adoptante, aun cuando éste tubiere otros hijos de esta última cualidad nacidos despues de la adopcion. 

 

209. Si el adoptado muriere sin descendientes legítimos las cosas que le fueron dadas por el adoptante ó herederos de este, y que ecsistiesen en la misma especie al tiempo de la muerte del adoptado, volverán al adoptante ó á sus descendientes, con la obligación de contribuir para el pago de las deudas y sin perjuicio de los derechos de tercero. 

 

El resto de los bienes del adoptado pertenecerá á sus parientes naturales, y estos escluirán siempre respecto de todos los objetos espresados en este articulo á los herederos del adoptante, que no sean sus descendientes. 

 

210. Si viviendo el adoptante y despues de la muerte del adoptado, los hijos ó descendientes del adoptado muriesen sin dejar posteridad, el adoptante heredara todas las cosas que él había dado al adoptado, como queda prevenido en el articulo anterior; pero este derecho será inherente á la persona del adoptante, y de ninguna manera transmisible á sus herederos, aunque sean en linea descendiente.

 

211. La persona que se proponga adoptar, y la que quiera ser adoptada se presentarán ante el alcalde del domicilio del adoptante, quien asistido de un escribano ó de dos testigos recibirá por escrito la declaración del consentimiento de uno y otro.

 

212. El alcalde fijará en la puerta de la casa consistorial un cartel en el que se avisará al publico la pretencion del adoptante y el consentimiento del adoptado; este cartel permanecerá fijado por espacio de un mes y concluido este termino el alcalde pondrá á su calce certificacion de haberse fijado, y lo remitirá al juez de primera instancia del domicilio del adoptante, para que se agregue á las diligencias. 

213. Esta declaración sera remitida en los diez días siguientes al juez de primera instancia del domicilio del adoptante, por conducto de una de las dos partes. 

 

214. El juez de primera instancia reunido con dos alcaldes, ó ó donde no hubiera dos con el alcalde y un individuo de la municipalidad, se erigira en tribunal. En seguida averiguará. 

 

Primero: si concurren todas las circunstancias de la ley en las partes. 

 

Segundo: si la persona que intenta adoptar goza de buena reputación. 

 

215. Despues de estas diligencias y sin otra forma de proceso el tribunal pronunciará sin espresar motivos su sentencia en estos términos: ha lugar ó no ha lugar á la adopcion. 

 

216. Los herederos del adoptante si juzgaren que la adopcion no es admisible, podran presentar sus observaciones y documentos al juez. 

 

217. En el mes siguiente a la primera sentencia el juez remitirá el espediente íntegro y las observaciones y documentos que hayan presentado los parientes del adoptante a la primera sala de la corte de justicia.

 

218. Este tribunal dos meses después del primer fallo en virtud del mérito del espediente y de los documentos y observaciones que los parientes del adoptante pueden presentarle de nuevo, sin otra forma de proceso y sin espresar motivos, pronunciará su sentencia confirmando o revocando la primera en estos términos: La primera sentencia se confirma: en consecuencia ha lugar á la adopción: la primera sentencia se revoca: en consecuencia no ha lugar á la adopción.

 

219. El adoptante sacará testimonio del espediente íntegro menos de los documentos ú observaciones presentadas por sus parientes; de los cuales en ningún caso se podrá dar conocimiento ni al  adoptante ni al adoptado.

 

 


0 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!