CODIGO CIVIL PARA GOBIERNO DEL ESTADO LIBRE DE OAJACA

 

 

OAJACA

 

 

IMPRENTA DEL GOBIERNO

 

 

1828

 

 

EL Ciudadano JOSE IGNACIO DE MORALES, Gobernador del Estado de Oajaca, á todos sus habitantes, HAGO SABER: Que el Soberano Congreso del mismo ha tenido á bien decretar lo que sigue:

 

DECRETO NUMERO 29

 

El congreso segundo constitucional del estado ha tenido a bien decretar el siguiente

 

CODIGO CIVIL

 

TITULO PRELIMINAR

 

De la publicación, efectos y aplicación de las leyes en general.

 

Art. 1º Las leyes obligan en todo ei territorio oajaqueño en virtud de la promulgación hecha por el gobernador del estado en el lugar de la residencia del gobierno.  Se observarán en cada pueblo del estado, desde el momento en que pueda ser conocida en él la promulgación. 

 

La promulgación hecha por el gobierno, se reputará conocida en todo el departamento de su residencia dos dias despues de verificada, y en los otros departamentos despues del mismo termino, aumentado de un día por cada cinco leguas, que diste la cabecera de cada departamento del lugar en que se hizo la promulgación. 

 

2º Los decretos que de algún modo puedan interesar al orden público ó al bien general, serán igualmente promulgados por el gobernador del estado, y con las mismas formalidades que las leyes; y su promulgación se reputará conocida en los mismos espacios de tiempo que se han designado para las leyes.

 

3º Los decretos que solo interesan á uno ó pocos individuos ó á alguna corporacion, se comunicarán solamente á los interesados, y á las autoridades y oficinas á quienes pueda corresponder su cumplimiento. 

 

4º Las leyes y los decretos en que se interesare el bien publico, serán promulgados en la forma siguiente, 

 

Un alcalde del pueblo en que se haga la promulgacion, acompañado de un escribano publico o de! secretario de la municipalidad, recibirá la ley ó decreto en el palacio del gobierno de manos del secretario del despacho; y precidido de una escolta y con el sonido de un tambor y un clarín se dirigirá á la plaza principal y en cada uno de sus cuatro ángulos leerá el escribano ó el secretario toda la ley ó decreto en voz alta, pausada y perceptible.

 

En seguida se fijará por ocho dias un ejemplar de la ley ó decreto, en la portada de las casas consistoriales, de modo que pueda leerse cómodamente por todos, poniéndose antes al calce la certificación de haberse promulgado; y espresándose el dia y hora en que se hizo la promulgación, firmada por el alcalde y escribano ó secretario que autorizó aquel acto.

 

5º Las leyes administrativas se circularán á las autoridades y oficinas á quienes corresponda su cumplimiento y á cada uno de los gobernadores de departamento. 

 

Estos fijarán un ejemplar por ocho dias á lo menos en la portada de la casa municipal de la cabecera de su respectivo departamento. 

 

6º Las leyes judiciales se circularán á los tribunales y jueces de primera instancia, y estos últimos pasarán un ejemplar al alcalde de la cabecera del partido, para que lo fije por ocho dias en la puerta de la casa municipal dei mismo pueblo.

 

7º La ley solo dispone para lo venidero, y no tiene efecto retroactivo: de consiguiente no puede ser aplicada á actos ó acontecimientos anteriores. 

 

8º Todo habitante del estado está obligado á instruirse de las leyes que sean concernientes á su estado, profesión, ó á sus acciones; y ninguno puede fundar su justificación en la ignorancia de una ley, que ha sido legalmente publicada. 

 

Solamente en el caso en que las acciones que antes eran permitidas, y se miraban como indiferentes, hubiesen sido despues prohibidas por las leyes, el infractor deberá ser oido, si alegare, que antes de cometer la acción, no tuvo conocimiento de la ley prohibitiva por falta de inteligencia de la lengua castellana, y que no hubo negligencia por su parte en no haberse impuesto de la ley. 

 

Despues de cinco años contados desde la publicación de los codigos civil y penal, no se podrá alegar esta escepcion. 

 

9º Las leyes de policía y seguridad, obligan á todos los que habitan en el territorio del estado, aunque sean estrangeros.

 

10. Los bienes raices de cualquiera naturaleza que sean, aun cuando sean poseídos por estrangeros, están sujetos á las leyes del estado; sin perjuicio de las escepciones que se hagan por las leyes y por los tratados que el gobierno de la federación celebrare con otras naciones. 

 

11. Las leyes que miran al estado y capacidad de las personas, obligan á los oajaqueños, aunque residan en otro estado de la confederación mejicana, ó en cualquiera pais estrangero. 

 

12. El juez que reusare juzgar bajo pretesto de silencio; oscuridad o insuficiencia de la ley será castigado como culpable de no haber administrado la justicia. 

 

13. No se pueden derogar por convenios particulares las leyes que interesan al orden publico, y á las buenas costumbres: 

 


0 Comentarios

Deja un comentario

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!