LIBRO PRIMERO

 

TITULO SEPTIMO

 

DE LA PATERNIDAD Y DE LA FILIACION

 

169.  El hijo concebido durante el matrimonio tiene por padre al marido.

 

Sin embargo éste podrá negar el hijo, si probare que en el tiempo transcurrido desde trescientos días antes del nacimiento de este niño, hasta ciento ochenta dias antes del dicho nacimiento, el se hallaba, ya por causa de ausencia, ya por otro accidente en la imposibilidad física de cohabitar con su muger. 

 

170. El marido no podrá negar el hijo alegando su impotencia, si ha cohabitado con la muger en el periodo espresado en el articulo anterior. 

 

171. Tampoco podrá negarlo por causa de adulterio, á menos que se le haya ocultado el nacimiento; en cuyo caso será admitido á proponer todos los hechos propios para justificar que él no es el padre. 

 

172. El hijo nacido antes deciento ochenta dias, transcurridos despues del de la celebración del matrimonio, no podrá ser negado por el marido en los casos siguientes: 

 

Primero: Si tuvo conocimiento de la preñez de su muger antes del matrimonio. 

 

Segundo: Si declaró en la parroquia al tiempo del bautismo que aquel niño era su hijo. 

 

Tercero: Si se declara por un facultativo que el niño no puede vivir. 

 

173. La legitimidad del niño nacido á los trescientos dias despues del divorcio podrá ser disputado en juicio. 

 

174. En los diversos casos en que el marido está autorizado para reclamar que él no es el padre del niño, deberá hacerlo dentro de un mes, contado desde el día del nacimiento, si él se hallaba presente, ó desde su regreso si estaba ausente en la época referida, ó desde el descubrimiento del fraude, si se le habia ocultado el nacimiento 

 

175. Si el marido ha muerto antes de haber hecho su reclamación; pero dentro del tiempo útil para hacerla sus herederos, podrán disputar la legitimidad del niño en los mismos casos en que podría haberlo hecho el marido; pero solamente en los dos meses siguientes á la muerte de este.

 

176. La filiación de los hijos legítimos se prueba por las partidas de nacimiento escritas en el libro de la parroquia, con tal que haya hecho la declaración de ser hijo suyo el padre por si, ó por otra persona autorizada al efecto. 

 

177 En defecto de este titulo basta la posesion constante del estado de hijo legitimo. 

 

178.  La posesión de estado se establece por una reunión de hechos que indiquen la relación de filiación y de parentesco entre un individuo y la familia, á la cual pretende pertenecer.

 

Los principales de estos hechos son: que el individuo ha llevado siempre el apellido del padre que pretende tener.

 

Que el padre lo ha tratado como á su hijo y que en calidad de tal ha provisto á su mantención, educación y establecimiento. 

 

Que ha sido reconocido constantemente por tal en la sociedad.

 

Que ha sido reconocido por tal en la familia. 

 

179 Ninguno puede reclamar un estado contrario al que le da la partida de su nacimiento y la posesion conforme á este titulo.

 

Y reciprocamente ninguno puede disputar el estado de aquel que tiene una posesion conforme con su titulo de nacimiento. 

 

180. En defecto de titulo y de posesion constante, ó si el hijo que pretende ser legitimo ha sido inscrito en el libro parroquial por hijo de padres no conocidos la prueba de la filiación puede hacerse por testigos. 

 

Sin embargo, esta prueba solo podra ser admitida cuando hubiese un principio de prueba por escrito, ó cuando las presunciones ó indicios que resultan de hechos ciertos son de bastante, pero para determinar la admisión. 

 

181. El principio de prueba por escrito, resulta de los títulos de familia, de registros y de papeles domésticos del padre ó de la madre, de los actos públicos y aun privados emanados de una parte empeñada en el pleito o que tuviera interes en el, si estubiese viva.

 

182. La prueba contraria podrá hacerse por todos los medios propios para fundar, que el reclamante no es hijo de la madre que pretende tener; ó aun cuando la maternidad sea probada, que el no es el hijo del mando de la madre.

 

183. La accion criminal contra un delito de supresión de estado no podrá empezar si no despues de la sentencia definitiva sóbrela cuestión de estado. 

 

184.  La accion  de reclamacion de estado es imprescriptible respecto del hijo. 

 

185. La acción no puede ser intentada por los herederos del hijo, que no ha reclamado, si no cuando el ha muerto en la menor edad ó en el primer año de su mayoría.

 

186. Los herederos podrán continuar esta acción cuando ella hubiese sido comenzada por el hijo á menos que haya desistido formalmente de ella, ó que hayan transcurrido tres años sin continuarla contados desde el ultimo acto del proceso. 

 

187. Los hijos procreados fuera de matrimonio, pero de padres que no tienen impedimento para casarse, son y se llaman hijos naturales. 

 

188. Estos hijos serán legitimos por el matrimonio subsecuente de su padre y madre, cuando estos los hayan reconocido legalmente antes de casarse ó los reconocieren en los tres primeros meses del matrimonio. 

 

189. La legitimación puede tener lugar en favor de hijos muertos que han dejado descendientes legítimos y en este caso aprovecha á estos descendientes. 

 

190 Los hijos legítimos por el matrimonio subsecuente tendrán el mismo derecho que si hubiesen nacido de este matrimonio. 

 

191. El reconocimiento de un hijo natural cuando no se haya hecho en la parroquia por el padre al tiempo del bautismo se hara por una declaración verbal del padre y de la madre, ó de uno de los dos ante un alcalde y dos testigos. Esta declaración se firmará por el alcalde, el padre la madre y los dos testigos si supieren hacerlo espresando que los que no firman es por que no saben escribir. El alcalde remitirá copia certificada de la declaración espresada á la parroquia para que se inserte en el libro de bautismos. 

 

192. No podran reconocerse por hijos naturales los procreados de un comercio insestuoso, adulterino ó sacrilego.

 

193 El reconocimiento del padre sin la confesion de la madre solo tiene efecto respecto del padre. El reconocimiento de la madre sin la confesion del padre solo tiene efecto respecto de la madre. 

 

194. El reconocimiento hecho durante el matrimonio de un hijo natural procreado antes del matrimonio por uno de los consortes, y de otra persona que no sea el otro consorte, no podra dañar, ni á este, ni á los hijos nacidos de este matrimonio. 

 

No obstante el dicho reconocimiento podra producir su efecto despues del matrimonio, si no quedasen  hijos procreados en él. 

 

195. El hijo natural reconocido legalmente, no podra reclamar en ningun caso derechos de hijo legitimo. Los derechos de los hijos naturales legalmente reconocidos serán reglados en el titulo de las sucesiones. 

 

196. Se prohibe la averiguación de la paternidad: 

 

Solo en el caso de rapto, cuando la época de este rapto es la misma que la de la concepción, el raptor podrá ser declarado padre del niño á virtud de la demanda de partes legitimas. 

 

197. La averiguación de la maternidad es admitida.

 

El hijo que reclamare á su madre estará obligado á probar que él es idénticamente el niño que parió la madre que pretende tener.

 

No se admitirá la prueba por testigos, sino cuando hubiese un principio de prueba por escrito.

 

198 Ningun hijo adulterino, insestuoso, ni sacrilego será admitido á hacer la averiguación de la paternidad, ni aun de la maternidad. 

 


0 Comentarios

Deja un comentario

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!