LIBRO PRIMERO

 

TITULO SESTO

 

DEL DIVORCIO

 

144. Por divorcio se entiende solamente la separación del marido y muger, en cuanto al lecho y habitación, con autoridad del juez. Hay divorcio perpetuo y temporal.

 

145. El marido puede pedir divorcio perpetuo por causa de adulterio de su muger. De la misma manera la muger puede pedir el divorcio perpetuo por causa de adulterio de su marido.

 

146. De las demandas de divorcio por causa de adulterio conocerá esclusivamente el tribunal eclesiástico. 

 

Pero este no podrá admitir dichas demandas, sin que se haga constar que ha precedido el juicio de conciliación y que las partes no se han avenido.

 

147. La acción de divorcio sera estinguida por el perdón y reconciliación de los esposos, verificada despues del adulterio; y aun cuando dicha reconciliación haya sido hecha despues de intentada la demanda y aun en cualquiera estado en que se halle el juicio. 

 

148. Sin embargo no podrá intentar nueva demanda de divorcio por otro adulterio cometido después de la reconciliación y perdón del anterior. 

 

En este caso podrá alegarse el adulterio perdonado en apoyo de la nueva demanda.

 

149. Si el actor en divorcio niega la reconciliación, el acusado estará obligado á probarla.

 

150. Se estingue tambien la acción de divorcio por adulterio si el acusado prueba que el actor ha cometido también adulterio, sobre el cual no ha recaído perdón.

 

151. La muger acusada ó actora en divorcio por adulterio puede dejar la habitación de su marido durante el pleito, y pedir una pensión alimenticia sobre los bienes de la comunidad, y en falta de estos sobre, los del marido proporcionada á las facultades de este y ademas los gastos del pleito. 

 

El juez civil señalará la casa donde la muger deba residir y fijará la pensión de alimentos que el marido debe provisionalmente pagarle. 

 

152 La muger está obligada á justificar su residencial en la casa señalada por el juez, siempre que al efecto sea requerida. Por falta de esta justificación el marido podra rehusarle la pensión alimenticia. 

 

153. Los hijos continuarán provisionalmente al cuidado del padre, ya sea actor, ya sea acusado de adulterio; á menos que el juez civil á virtud de la demanda de la madre ó de los parientes ordenase otra cosa para el mayor bien de los hijos.

 

154. La muger casada ó actora por causa de adulterio podrá en cualquiera estado de la causa, Comenzando desde la data en que se dió traslado de la demanda, ecsijír que sean inventariados por el juez ó alcalde de su domicilio los bienes muebles de la comunidad, 

 

El marido responderá de estos bienes como un depositario de ellos. 

 

155. Toda obligación contraida por el marido que no sea necesaria para la administración de los bienes de la comunidad, toda enajenación de los bienes raices de la comunidad hechas despues de la demanda del divorcio seran declaradas nulas.

 

156. Fenecida la causa de divorcio se pasará testimonio de la sentencia ejecutoriada al juez civil del domicilio de los litigantes para los demás efectos á que haya lugar. 

 

157. Declarado el divorcio perpetuo por sentencia ejecutoriada, solamente, el consorte inocente podrá obligar al culpado, á reunirse de nuevo y vivir como casados.

 

158, Ademas de las, penas: que se establecerán en el código penal contra los adúlteros, deben perder los condenados como tales todas las donaciones, que les hicieron antes del matrimonio los consortes inocentes, y estos podran retener las que aquellos les hicieron. 

 

159. Si al esposo que obtuvo el divorcio no quedasen bienes suficientes para subsistir, el juez podrá concederle sobre los bienes del consorte culpable, si los tubiere, una pensión alimenticia, que no podrá ecseder de la tercera parte de las rentas de este. 

 

Esta pensión será revocable en el caso que deje de ser necesaria. 

 

160. Los hijos serán confiados al esposo que obtuvo el divorcio; á menos que el juez en virtud de la demanda de Ios parientes, ordenase para el mejor bien de los hijos, que todos ó algunos de ellos sean confiados al cuidado del otro esposo ó de otra tercera persona. 

 

161. Cualesquiera que sea la persona á la que los hijos hayan sido confiados, el padre y la madre conservarán respectivamente el derecho de inspeccionar la mantención y educación de los hijos, y serán obligados á contribuir para estos objetos en proporcion de sus facultades, 

 

162. El marido y la muger podrán pedir divorcio temporal:

 

Primero: Porque uno de los consortes haya caido en heregía ó apostacia justificadas; pero en este caso si el consorte apostata ó herege se convierte, el catolico está obligado á reunirse con él. 

 

Segundo: Cuando la muger temiese ser complicada en los crimenes de su marido, que pudieran causarle la perdida de su vida, de su honor, ó de sus bienes, porque corriese peligro de ser reputada cómplice de aquel. 

 

Tercero: Por la locura ó furor de uno de los consortes, si el otro corriese peligro en su vida, ó de padecer otro daño muy grave; pero esto se entiende en el caso de que usando de precaución no pueda libertarse del peligro. 

 

Cuarto: Por causa de crueldad y malos tratamientos, sea en obras, como golpes, heridas, ú otras considerables, sea en palabras ultrajantes y frecuentes transportes, sea por medio de amenazas capaces de inspirar miedo en un varón constante. 

 

La accion que proviene de esta cuarta causa, asi como de las otras tres, compete no solo á la muger sino también al marido. 

 

163. Cuando cesase la causa que motivó el divorcio temporal, ó si el que causó los malos tratamientos diese seguridades de su enmienda, el consorte inocente está obligado a reunirse y continuar en su matrimonio 

 

164. El conocimiento de las causas de divorcio sea temporal ó perpetuo, corresponde al tribunal eclesiástico esclusivamente en lo relativo á la separación de los consortes y declaración del divorcio; pero no deberá admitir demandas de divorcio de cualquiera clase que sean, sin que se le haga constar que se celebró el juicio de conciliación y que en él no hubo avenimiento de las partes. 

 

165. En los casos en que hay lugar á pedir el divorcio temporal, por causa de malos tratamientos y de injurias graves, ó el perpetuo por causa de adulterio, son libres los casados para ocurrir á sus respectivos curas á fin de que con los consejos y la persuacion se consiga su transacción, enmienda y reconciliación. 

 

166. Las providencias á que diesen lugar las demandas y sentencias de divorcio temporal ó perpetuo corresponden esclusivamente al juez civil. 

 

167. Las disposiciones prevenidas en este titulo en virtud de las demandas de divorcio por causa de adulterio, relativas al deposito de la muger, señalamiento de casa en que ella debe residir provisionalmente, obligación de justificar su residencia en ella, pensión alimenticia que el marido debe pagar á la muger, gastos del pleito y la designación de la persona, á quien los hijos del matrimonio deban ser confiados, son enteramente aplicables á las demandas de divorcio temporal. 

 

168. En el caso de que la crueldad y malos tratamientos sean causados por la muger, el marido no estará obligado á darle de sus bienes pensión alguna para alimentos.

 


0 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!