LIBRO PRIMERO

 

Título Tercero.

 

Del domicilio ó vecindad

 

38. El domicilio ó vecindad de los oajaqueños está en el lugar donde tengan su principal habitación. 

 

39. La mudanza de domicilio se hace por trasladar su principal habitación á otro lugar, con animo de fijar en él, su establecimiento. 

 

40. Esta intención se conocerá por una declaración hecha tanto á la municipalidad del lugar que se dejare, como á la del lugar en que se hubiere trasladado el domicilio; 

 

41. En falta de declaración espresa, la prueba de la intención dependerá de las circunstancias que indiquen la voluntad de trasladar y fijar su residencia.

 

42. El ciudadano llamado á una función pública temporal conservará el domicilio que tenia antes, si no ha manifestado intención contraria. 

 

43. La posesion de un empleo vitalicio, traslada inmediatamente el domicilio del empleado, al lugar donde debe egercer sus funciones. 

 

44. La muger casada tiene el domicilio de su maridó. El menor no emancipado, tiene el domicilio de su padre, madre, ó tutor. El mayor privado de la administración de sus bienes tiene el domicilio de su curador. 

 

45. Los que no reconocen un domicilio cierto, y que sirven ó trabajan habitualmente en casa agena, tendrán el mismo domicilio que tiene la persona á quien sirven, ó en cuya casa trabajan mientras que permanezcan en la misma casa.

 

46. De las demandas y juicios sobre testamentos y herencias, conocerá el juez del domicilio del difunto.

 

47. Cuando un acto contubiere por las dos partes, ó una de ellas elección de domicilio para la egecucion de este mismo acto en otro lugar que el del domicilio real; las demandas relativas á este acto, podran intentarse, y  seguirse ante el juez del domicilio pactado. 

 

 


0 Comentarios

Deja un comentario

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!