CÓDIGO CIVIL.

 

LIBRO SEGUNDO. 

PARA GOBIERNO. DEL ESTADO LIBRE. DE. OAJACA 

IMPRENTA DEL SUPERIOR GOBIERNO

DIRIJIDA POR ANTONIO VALDES Y MOYA

1828.

 

 

EL CIUDADANO JOAQUIN GUERRERO gobernador del Estado libre de Oaxaca a todos sus habitantes hago saber: que el soberano congreso del mismo ha tenido a bien decretar lo que sigue.

 

DECRETO NÚMERO 16.

 

El congreso segundo constitucional del Estado ha tenido a bien decretar el siguiente.

 

LIBRO SEGUNDO.

DEL CÓDIGO CIVIL.

 

De los bienes y de las diferentes modificaciones de la propiedad.

 

Título primero.

 

De la distinción de los bienes

 

390. Todos los bienes son inmuebles o raíces.

 

391. Los bienes son raíces o por su naturaleza o por su destino, o por el objeto al cual se aplican.

 

392. Los fundos de tierras y los edificios son raíces por su naturaleza.

 

393. Los molinos de agua y los trapiches fijos, y que hacen parte del edificio, son también raíces por su naturaleza.

 

394. Las cosechas pendientes y los frutos de los árboles, aún no cortados, son igualmente raíces. Pero si dichos frutos o granos han sido cortados o desprendidos de los árboles o matas, aunque no hayan sido recogidos son muebles. Si solamente una parte de la cosecha ha sido cortada; esta sola parte es mueble.

 

395. Las maderas y leña cortada son muebles.

 

396. Los animales que el dueño de una heredad da al terrasguero, arrendatario, o colono, para el cultivo de la tierra, ya hayan sido o no apreciados, se reputan por raíces, mientras que, permanescan afectos al fundo por razón del contrato.

 

397. Las cañerías que sirven para conducir las aguas a una casa ú á otra heredad, son raíces, y hacen parte del fundo de que son dependientes.

 

398. Los objetos que el propietario de una heredad ha colocado en ella para el servicio y cultivo de la misma, son raíces por su destino.

 

Por consiguiente son raíces por destino, cuando han sido colocados por el propietario para el servicio y cultivo de la finca, los animales destinados a la labranza, los arados, rejas, y demás utencilios aratorios.

 

Las semillas dadas a los arrendatarios o terrasgueros,

 

Las palomas de los palomares,

 

Los conejos de las madrigueras;

 

Las colmenas de miel,

 

Los peces de los estanquez,

 

Las prensas, calderas, alambiques, cuvas y toneles,

 

Los utencilios necesarios para el servicio de molinos e ingenios.

 

Son también raíces por destino todos los efectos muebles que el propietario ha colocado en la finca para que permanescan en ella perpetuamente.

 

399. Se juzga que el propietario ha colocado en su heredad efectos muebles para que permanescan en ella perpetuamente, cuando han sido asegurados con yeso, cal o argamasa, o cuando no pueden ser desprendidos sin quebrarse o deteriorarse, o sin quebrar o deteriorar las partes del fundo al cual están unidos.

 

Por esta regla se vendrá en conocimiento cuando las vidrieras, pinturas y otros adornos son muebles o raíces.

 

En cuanto a las estatuas, se consideran como raíces, cuando están colocadas en un nicho formado expresamente para recibirlas, y aunque puedan ser quitadas sin fractura ni deterioro.

 

400. Son raíces por el objeto al cual se aplican el usufructo de los bienes raíces, las servidumbres, las acciones que se dirigen a reclamar un bien raíz.

 

401. Los bienes muebles son por su naturaleza ó por disposición de la ley.

 

402. Son muebles por su naturaleza los cuerpos que pueden trasportarse de un lugar a otro, ya sean animados o inanimados.

 

403. Son muebles por determinación de la ley las obligaciones y acciones que tienen por objeto cantidades pagaderas en dinero o en efectos muebles, las acciones o intereses en las compañías de renta, comercio, o industria, aunque los bienes raíces de pendientes de estas empresas pertenescan a las compañías.

 

Estas acciones o intereses se reputan muebles respecto de cada asociado solamente, mientras que dura la sociedad.

 

Son también muebles por determinación de la ley, las rentas perpetuas o vitalicias, ya sean sobre el Estado o sobre particulares.

 

404. Los barcos que navegan en el interior del estado y generalmente todas las máquinas que no están fijadas por medio de pilares o postes, y que no hagan parte de la casa, son muebles; no obstante el embargo o secuestro de alguno de estos objetos puede ser sometido a causa de su importancia al fórmulas particulares, como se esplicará en el código de procedimientos civiles.

 

405. Los materiales de un edificio arruinado, los reunidos para redificar uno nuevo, son muebles, hasta que sean empleados en una construcción.

 

406. La palabra mueble empleada sola en las disposiciones de la ley o del hombre, sin otra adicción ni designación, no comprende el dinero contante, las piedras preciosas, las deudas activas, los libros, las medallas, los instrumentos de ciencias, artes y oficios, la ropa blanca, los caballos, equipajes, armas, y granos, vinos y otros géneros para el consumo de las casas; tampoco comprende lo que hace el objeto de un comercio.

 

407. La esprecion muebles que amueblan una casa solo comprende los muebles destinados al uso y al adorno de sus salas y aposentos, como la vatería de cocina, las camas, sillas, mesas, vidrieras, colgarduras, relojes, pinturas estatuas y otros objetos de esta naturaleza.

 

No se comprenden en el menaje, ó muebles de una casa amueblada, las colecciones de pinturas, estatuas que están en galerías o piesas particulares, ni las bibliotecas, colecciones de minerales, bejetales, máquinas e instrumentos de física.

 

408. La venta o donación de una casa amueblada, solamente comprenden los muebles que la amueblan, según se ha declarado en el artículo antecedente.

 

409. La venta o donación de una casa con todo lo que se encuentra en ella, no comprende el dinero contante, ni las deudas activas, ni otros derechos, cuyos títulos pueden hallarse depositados en la casa; pero todos los demás efectos muebles son comprendidos.

 

410. Los particulares tienen la libre disposición de los bienes que les pertenecen, bajo las modificaciones establecidas por las leyes.

 

Los bienes que pertenecen al Estado son administrados, y sólo pueden ser enagenados según las reglas particulares establecidos para el efecto.

 

411. Los caminos carreteros o de herradura a cargo del Estado, los ríos navegables o flotables, y generalmente todas las porciones del territorio oajaqueño que no sean susceptibles de propiedad, son consideradas como dependientes del dominio del Estado.

 

412. Todos los bienes vacantes y sin dueño, y los de las personas que mueran sin herederos, o cuyas herencias son abandonadas, pertenecen al estado mientras que no sean válidamente enagenados.

 

413. Los bienes comunales son aquellos cuya propiedad o productos pertenecen a los habitantes de una o muchas poblaciones, o a las comunidades religiosas

 

414. Se puede tener sobre los bienes, o un derecho de propiedad, o un simple derecho de usufructo, uso o habitación, o solamente de servidumbre

 

.


0 Comentarios

Deja un comentario

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!