LIBRO SEGUNDO

 

 

TITULO TERCERO

Del usufructo, del uso y de la habitación

 

452. El usufructo es el derecho de gozar de las cosas, cuya propiedad pertenece a otro, como el mismo propietario; pero con la obligación de conservar la substancia de ellas.

 

453. El usufructo se establece por la ley, o por la voluntad del hombre.

 

454. El usufructo puede ser establecido, o pura mente, o por cierto tiempo, o bajo condición.

 

455. Él puede ser establecido sobre toda especie de bienes, muebles o inmuebles.

 

456. El usufructuario tiene el derecho de gozar de toda especie de frutos, ya naturales, ya industriales, ya civiles, que puede producir el objeto del que tiene el usufructo.

 

457. Los frutos naturales son aquellos que provienen del producto espontáneo de la tierra. El producto y la multiplicación de los animales, son también frutos naturales.

 

Los frutos industriales de una finca son aquellos que se obtienen por medio de su cultivo.

 

458. Los frutos civiles son los alquileres de las casas, los intereses de cantidades de dinero dadas con causa de réditos, y la renta de las heredades puestas en arrendamiento.

 

459. Los frutos naturales o industriales pendientes de las ramas, o de las raíces en el momento en que el usufructo comienza, pertenecen al usufructuario.

 

Los que se hallan en el mismo estado, en el momento en que acaba el usufructo, pertenecen al propietario sin obligación de una ni de otra parte de satisfacer los trabajos y semillas; pero también sin perjuicio de la porción de los frutos que podía adquirir un colono parcial si éste ecsistía en el principio o en la sesación del usufructo.

 

460. Los frutos civiles se reputan adquirirse diariamente y pertenecen al usufructuario a proporción de la duración de su usufructo. Esta regla se aplica al precio de los arrendamientos a rentas, ah los alquileres de casas, y a los demás frutos civiles.

 

461. Si el usufructo comprehende cosas de las cuales no se pueda hacer uso sin consumir, como la plata, los granos, los licores; el usufructuario tiene el derecho de servirse de ellas, pero con la obligación de volverlas en igual cantidad, calidad y valor, o su justo precio al fin del usufructo.

 

462. El usufructo de una renta vitalicia da también al usufructuario el derecho de percibir los caídos correspondientes al tiempo del usufructo, sin estar obligado ah alguna restitución.

 

463. Si el usufructo comprehende cosas que sin consumirse enteramente se deterioran poco a poco por el uso, como la ropa blanca, muebles de una casa, el usufructuario tiene el derecho de servirse de ellas para el uso a que son destinadas, y sólo está obligado a volverlas al fin del usufructo en el estado en que se encontraren, con tal que no hayan sido deterioradas por dolo o por culpa.

 

464. Si el usufructo comprehende tierras pobladas de árboles o matas, como sotos, bosques, montes altos o bajos; el usufructuario está obligado a observar el orden y cuota de los cortes conforme a ordenanza, o al uso constante de los propietarios, sin derecho a ser indemnisados él, ni sus herederos, por los cortes ordinarios que no hubiere hecho durante su usufructo.

 

465. Los árboles frutales que se secan, aún aquellos que son arrancados o destrosados por un accidente, pertenecen al usufructuario, con la obligación de reemplasarlos con otros.

 

466. El usufructuario puede gozar por si mismo, arrendar a otro o vender o ceder a titulo gratuito su derecho de usufructo. Si lo arrienda debe conformarse con las épocas en que los arrendamientos deben ser renovados y en cuanto a su duración, con las reglas establecidas para el marido respecto de los bienes de la muger.

 

467. El usufructuario goza del usufructo del aumento sobrevenido por aluvión, al objeto del que es usufructuario.

 

468. Goza de los derechos de servidumbre de trancito, y generalmente de todos los derechos de que puede gozar el propietario, y como los goza el mismo propietario.

 

469. Goza también del mismo modo que el propietario, de las minas y canteras que se hallan en esplotación al tiempo en que tuvo principio el usufructo.

 

Pero no tienen derecho a las minas ni canteras que aún no se han comensado a esplotar, ni al terreno que podría ser descubierto mientras que dura el usufructo.

 

470. El propietario no puede de manera alguna dañar a los derechos del usufructuario; de su parte el usufructuario cuando sesa el usufructo, no puede reclamar alguna indemnisación por las mejoras que pretendierais haber hecho, aún cuando el valor de la cosa haya sido aumentado.

 

Sin embargo él, o sus herederos pueden quitar las vidrieras, pinturas y otros adornos que el mismo hubiese hecho colocar, pero con la obligación de reponer los lugares en su primer estado.

 

471. El usufructuario toma las cosas en el estado en que se hallan; pero no puede entrar en el gozo sino después de haber hecho formar un inventario de los muebles, y un estado de las raíces sujetos al usufructo, en presencia del propietario, o después de haber sido citado debidamente para el efecto.

 

472. El dá fianza de gozar del usufructo como buen padre de familia, a menos que haya sido dispensado de esta obligación por el acto constitutivo del usufructo, sin embargo el padre y madre en el usufructo legal de los bienes de sus hijos, el vendedor, o donante, bajo reserva de usufructo, no están obligados a dar fianza

 

473. Si el usufructuario no encuentra fianza, los bienes raíces, deben ser arrendados; la sumas comprehendidas en el usufructo deben ponerse a rédito, los géneros y los efectos se venderán, Y su precio debe ser puesto igualmente a rédito. 

 

Los réditos de estas sumas y las rentas de los arrendatarios, pertenecen en este caso al usufructuario.

 

474. Por defecto de fianza de parte del usufructuario, el propietario puede ecsigir que los muebles que perecen con el uso, sean vendidos y que su precio se ponga a réditos, entonces el usufructuario goza del rédito durante su usufructo. Sin embargo el usufructuario podrá pedir, y los jueces podrán mandar según las circunstancias que se deje a que el una parte de los muebles necesarios para su uso, bajo su simple caución juratoria, y con la obligación de entregar otros iguales o su justo precio a la estinción del usufructo.

 

475. La tardanza en dar la fianza, no priva al usufructuario de los frutos a los cuales tiene derecho, ellos les son debidos desde el momento en que el usufructo comenzó a tener lugar.

 

476. El usufructuario sólo está obligado a hacer las reparaciones necesarias para la conservación.

 

Las grandes reparaciones son a cargo del propietario, a menos que hayan sido ocasionadas por falta de las reparaciones de conservación después de haber comenzado el usufructo, en cuyo caso el usufructuario está también obligado a ellas.

 

477. Las grandes reparaciones son las de las paredes maestras, y de los techos, la reposición de vigas y tejados enteros.

 

La de diques y paredes de sostén, y de cerco por entero. Todas las otras reparaciones son de conservación.

 

478. Ni el propietario ni el usufructuario, están obligados a redificar ni reparar lo que se ha caído por vejes o lo que sea destruido por caso fortuito.

 

479. El usufructuario está obligado durante su usufructo a todas las cargas anuales de la heredad, tales como las contribuciones y las demás que en el uso se reputan, como cargas de los frutos.

 

480. Respecto de las cargas que pueden ser impuestas sobre la propiedad durante el usufructo, el propietario y el usufructuario contribuyen a ellas del modo siguiente.

 

El propietario está obligado a pagarlas, y el usufructuario debe pagarle los réditos.

 

Si son adelantados por el usufructuario, él tiene el derecho de repetír el capital al fin del usufructo.

 

481. El legado hecho por un testador de una renta vitalicia, o de una pención de alimentos, debe ser cumplido en su totalidad por el legatario universal del usufructo, y por el legatario a título universal del usufructo, en la proporción de su goce sin alguna repetición de su parte.

 

482. El usufructuario a título particular no está obligado a las deudas, a las cuales está hipotecada la finca.

 

Si fuere obligado a pagarlas, tendrá su recurso contra el propietario, salvo lo dispuesto en el título de donaciones entre vivos, y por testamentos.

 

483. El usufructuario o universal o a título universal, debe contribuir con el propietario al pago de las deudas del modo siguiente.

 

Se hace la avaluación de la heredad sujeta al usufructo, en seguida se fija la contribución a las deudas en razón de este valor.

 

Si el usufructuario quiere anticipar la suma por la que la heredad debe contribuir, el capital debe serle restituido al fin del usufructo sin rédito alguno.

 

Si el usufructuario no quiere hacer esta anticipación, el propietario tiene la elección o de pagar esta suma y en este caso el usufructuario debe pagar los réditos durante el usufructo, O de hacer vender una porción de los bienes sujetos al usufructo.

 

484. El usufructuario sólo está obligado a los gastos de los pleitos que se versan sobre el usufructo, y a las demás condenaciones a que podrán dar lugar dichos pleitos.

 

485. Si durante el usufructo, un tercero hiciere alguna usurpación sobre las heredades, o de otro modo atentare a los derechos del propietario, el usufructuario está obligado a denunciarlo a este, por falta de este aviso, es responsable a los daños que puedan resultar al propietario, como sucedería si el mismo lo deteriorase.

 

486. Si el usufructo está establecido sobre un animal que perece sin culpa del usufructuario, éste no está obligado a volverle otro, ni a pagarle su precio.

 

487. Si el rebaño en el cual se ha establecido un usufructo, perece enteramente por enfermedad o por otro accidente y sin culpa del usufructuario, éste sólo está obligado a darle cuenta al propietario de los cueros, o de su valor.

 

Si el rebaño no perece enteramente, el usufructuario está obligado a reemplazar solamente con las crías, las cabezas de los animales que han perecido.

 

488. El usufructo se extingue:

 

 Por la muerte del usufructuario.

 

Por espiración del tiempo por que fue concedido.

 

Por la consolidacion, o la reunión en una misma persona de las cualidades de usufructuario y de propietario.

 

Por el no uso de derecho por el espacio de veinte años.

 

Por la pérdida total de la cosa sobre la cual se hallaba establecido el usufructo.

 

489. El usufructo puede también cesar por el abuso que el usufructuario hace de su goce, ya deteriorando las fincas, ya dejando las perecer por falta de cuidado en conservarlas.

 

Los acreedores del usufructuario pueden intervenir en las contestaciones o pleitos para la conservación de sus derechos, los mismos pueden ofrecer la reparación de los deterioros causados y dar garantías para lo venidero.

 

Los jueces pueden según la gravedad de las circunstancias, o pronunciar la extinción absoluta del usufructo, o pronunciar la extinción absoluta del usufructo, o sólo ordenar que el propietario vuelva a entrar en el goce del objeto gravado con el usufructo, bajo la obligación de pagar anualmente al usufructuario o a sus acreedores una suma determinada hasta el instante en que el usufructo deba cesar.

 

490. El usufructo que no es concedido a individuos particulares, no puede durar más de treinta años.

 

491. El usufructo concedido hasta que un tercero haya cumplido una edad determinada, dura hasta esta época, aún cuando el tercero haya muerto antes de la edad fijada, a menos que se haya espresado lo contrario.

 

492. La venta de la cosa sujeta a usufructo, no altera el derecho del usufructuario, el continúa gozando de su usufructo, si no lo ha renunciado formalmente.

 

493. Los acreedores del usufructuario pueden hacer anular la renuncia que este hubiere hecho, en perjuicio de ellos.

 

494. Si una sola parte de la cosa sujeta a usufructo es destruida, el usufructo se conserva sobre lo que permanece.

 

495. Si el usufructo es establecido sobre un edificio y este fuere destruido por un incendio, u otro caso fortuito, o se cayere por vejes, el usufructuario no tendrá derecho de gozar ni del sueldo ni de los materiales.

 

Pero si el usufructo se hallaba establecido sobre una heredad de la cual hacía parte el edificio, el usufructuario gosará del suelo y de los materiales.

 

496. Los derechos del uso y de la habitación se establecen y pierden del mismo modo que el usufructo.

 

497. No se puede gozar de ellos sin dar previamente caución y sin hacer estados e inventarios como en el usufructo.

 

498.  El usuario y el que tiene un derecho de habitación deben gozar de sus respectivos derechos como buenos padres de familia.

 

499. Los derechos de uso y de habitación se reglan por el título que los ha establecido, y conforme a sus disposiciones reciben más o menos estensión.

 

500. Si el título no se esplica sobre la estensión de estos derechos, ellos son reglados del modo siguiente.

 

501. El que tiene el uso de los frutos de una heredad, sólo puede ecsijir la parte que sea necesaria para sus necesidades, y las de su familia.

 

También puede ecsijir un aumento, para las necesidades de los hijos que le han sobrevenido después de la concesión del uso.

 

502.  El usuario no puede ceder ni arrendar su derecho a otro.

 

503. El que tiene un derecho de habitación en una casa, puede permanecer en ella con su familia, aún cuando no se hubiera casado en la época en que este derecho le fue concedido.

 

504. El derecho de habitación se limita a lo que es necesario para la habitación de aquel a quien este derecho ha sido concedido, y de su familia.

 

505. El derecho de habitación no puede ser cedido ni arrendado.

 

506. Si el usuario consume todos los frutos del fundo, o si ocupa la totalidad de la cosa, está sujeto a los gastos del cultivo, a las reparaciones de conservación y al pago de las contribuciones como el usufructuario.

 

Si sólo toma una parte de los frutos, o no ocupa más que una parte de la casa, el contribuye a prorrata de lo que goza.

 

 


0 Comentarios

Deja un comentario

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!