LIBRO TERCERO

TITULO SEGUNDO

De las donaciones entre vivos y de los testamentos

749.  No se podrá disponer de los bienes á título gratuito, sino por donacion entre vivos ó por testamento y bajo las reglas que se establecen en este titulo.

750 La donacion entre vivos es un acto por el cual el donante se despoja en el acto é irrevocablemente de la cosa donada, en favor del donatario que la acepta. 

751. El testamento es un acto por el cual el testador dispone, para el tiempo en que dejare de ecsistir de la totalidad ó parte de sus bienes, y la cual disposicon puede revocar.

752 Se prohiben todas las sustituciones bajo cualquiera denominación con que han sido llamadas en el derecho antiguo.

De consiguiente toda disposición por la cual el donatario, el heredero instituido, ó el legatario estubiere encargado de restituir á un tercero la donacion, herencia ó legado, en el todo ó en parte será nula, aun respecto del donatario, del heredero instituido o de legatario.

753. La disposición por la cual un tercero seria llamado á percibir el don, herencia ó legado, en el caso en que el donatario, el heredero instituido, o el legatario no los aceptaren ó fueren incapaces ó murieren antes que el testador, no será mirada como una, sustitucion, y sera válida.

 

754 Tampoco se reputará como una sustitucion y se tendrá por válida la disposición entre vivos ó testamentaría por la cual el usufructo de una cosa mueble ó raíz se ha dado á uno y la propiedad de la misma á otro.

755. Se prohiben todos los fideiconmisos universales y, particulares; y solamente se permite el fideiconmiso encargado al donatario, heredero instituido, ó legatario para satisfacer alguna obligación de conciencia que el donante ó testador quiera que se reserve.

756 En toda disposición entre vivos ó testamentaría, las condiciones imposibles y las que sean contrarias a las leyes ó á las buenas costumbres, se reputarán como no escritas.

757. Para hacer una donación entre vivos ó un testamento es necesario estar en su entero juicio y sana razón.

758. Cualquiera persona puede disponer y recibir, ya por donación entre vivos, ya por testamento, a escepción de las que la ley declara incapaces de uno o de otro.

759. El menor de catorce años es incapaz de disponer de uno ó de otro modo.

760. El menor que ha llegado á la edad de catorce años no podrá disponer si no es por testamento, y solamente de la mitad de la porción de bienes que la ley permite al mayor disponer.

761. La muger casada no podrá donar entre vivos sin la asistencia ó consentimiento especial de su. marido, ó sin ser autorizada al efecto por el juez, conforme lo dispuesto en el título del matrimonio.

Pero no tendrá necesidad ni del consentimiento del marido ni de la autorización del juez para disponer con toda libertad, por testamento.

762.  Para ser capaz de recibir por donación entre vivos basta ser concebido en el momento de la donación 

Para ser capaz de recibir por testamento basta ser concebido en la época de la muerte del testador.

No obstante la donación ó el testamento solo tendrán su efecto en el caso que el niño haya vivido veinte y cuatro horas después de su nacimiento.

763. El menor, aunque haya llegado a la edad de catorce años cumplidos, no podrá disponer, aun por testamento, en provecho de su tutor.

El menor, que ha llegado a la mayor edad, no podrá disponer, ni por donación entre vivos, ni por testamento, en favor de aquel que hubiese sido su tutor, si no ha sido antes dada y liquidada la cuenta de la tutela.

Se esceptuan de los dos casos comprendidos en este artículo, los ascendientes de los menores que son ó han sido sus tutores.

764. Los hijos naturales no podrán recibir por donación entre vivos ni por testamento, más de lo que les está concedido en el título de las sucesiones.

765. Los médicos, cirujanos y boticarios que hubiesen asistido a una persona en la enfermedad de la cual muere, no podrán aprovecharse de las disposiciones entre vivos ó testamentarias que hayan sido hechas en su favor en el curso de dicha enfermedad.

Se exceptúa de esta regla.

Primero: las disposiciones remuneratorias las hechas a título particular, con proporción á las facultades del disponente y á los servicios prestados.

Segundo: Las disposiciones universales en caso de parentesco hasta el cuarto grado inclusive, con tal que el muerto no tenga herederos en línea recta; a no ser que aquel en cuyo provecho se ha hecho la disposición sea del número de dichos herederos.

Las mismas reglas contenidas en el presente artículo se observarán respecto del sacerdote que confesó al enfermo en su última enfermedad, estendiéndose la prohibición á la comunidad ó corporación a que pertenece dicho sacerdote.

766. Toda disposición en favor de un incapaz de recibir, será nula ya se le disfrace bajo la forma de un contrato honeroso, ya se haga bajo el nombre de personas interpuestas. 

Se reputan por personas interpuestas, el padre y madre, los hijos y desendientes, y el esposo ó la esposa de la persona incapaz. 

767. Solamente se podrá disponer en favor de un estrangero en los casos en que este estrangero podria disponer en favor de un megicano. 

 768. Las disposiciones, ya por donación entre vivos, ya por testamento no podrán ecseder de la mitad de los bienes del disponente si en su muerte sólo deja un hijo legítimo, del tercio si deja dos hijos, del cuarto, si deja tres ó mas.

769. Se comprehenden en el Artículo precedente bajo el nombre de hijos legítimos los desendientes legítimos en cualquier grado que sean, no obstante los nietos y demás desendientes, solo son contados por el hijo que representan en la succesion del disponente.

770. Las liberalidades por acto entre vivos ó por testamento, no podrán ecseder la mitad de los bienes, si en defecto de hijos ó desendientes el difunto deja uno ó muchos asendientes, ya en ambas lineas, ya en una sola. 

Los bienes asi recervados en provecho de los asendientes, serán recojidos por ellos en el orden en que la ley los llama á succeder.

771. Por falta de asendientes y desendientes, las liberalidades por actos entre vivos ó testamentarios, podrán agotar la totalidad de los bienes. 

772. Si la disposición por acto entre vivos ó por testamento, es de un usufruto ó de una renta vitalicia, cuyo capital ecsede la cuota disponible, los herederos legítimos y forzosos tendrán la opcion, ó de ejecutar esta disposición, ó de abandonar la propiedad de la cuota disponible.

773. El valor en plena propiedad de los bienes enagenados, sea á cargo de renta vitalicia, sea á fondo perdido ó con reserva de usufruto á uno de los herederos en linea recta, se imputará sobre la porcion disponible; y el ecsedente, si lo hay, será colacionado. Esto imputación y esta colacion, no podrán ser demandadas por los otros coherederos en linea recta que hubiesen consentido en estas enajenaciones, ni en caso alguno por los herederos en linea transversal. 

774. La cuota disponible podrá ser donada en todo ó en parte, ya por acto entre vivos, ya por testamento á los hijos ú otros herederos del donante, sin que estén obligados los donatarios ó legatarios que vienen á la succesion á colacionarla, con tal que la disposición haya sido hecha espresamenle á título de mejora, o fuera de parte. 

La declaración que la donacion ó el legado es á tulo de mejora ó fuera de parte, podrá hacerse, ya por el acto que contenga la disposición, ya posteriormente en la forma de las disposiciones entre vivos ó testamentarias. 

775. Las disposiciones ya entre vivos, ya á causa de muerte que ecsedieren la cuota disponible, serán reducibles á esta cuota al tiempo en que la succesión tiene su principio.

776. La reducción de las disposiciones entre vivos, solamente podrá ser pedida por los herederos legítimos y forsozos, ó por sus causantes. Los donatarios, los legatarios, ni los acreedores del difunto, no podrán pedir esta reducción ni aprovecharse de ella. 

777. La reducción se hace formando una maza de todos los bienes ecsistentes en la muerte del donante ó testador, se reúnen á ella ficticiamente aquellos de que se ha dispuesto por donacion entre vivos según el estado que tenian en la época de las donaciones y según el valor que tienen al tiempo de la muerte del donante. 

Se calcula sobre todos estos bienes despues de haber deducido de ellos las deudas, cual sea, con respecto á la clase de herederos que deja la cuota de que ha podido disponer. 

778. Nunca habrá lugar á reducir las donaciones entre vivos, sino despues de haber agotado el valor de todos los bienes comprehendidos en las disposiciones testamentarias, y cuando hubiere lugar á esta reducción, ella se practicará comenzando por la última donacion, y así subiendo de las últimas á las mas antiguas.

779. Si la donacion entre vivos reducible ha sido hecha á uno de los herederos, este podrá retener sobre los bienes donados, el valor de la porcion que le perteneceria como heredero en los bienes no disponibles, si son de la misma naturaleza. 

780. Cuando el valor de las donaciones entre vivos ecsediere ó igualare la cuota disponible, todas las disposiciones testamentarias sobre los bienes disponibles serán nulas. 

781. Cuando las disposiciones testamentarias ecsedieren, ya á la cuota disponible, ya á la porcion de esta cuota que quedare despues de haber deducido el valor de las donaciones entre vivos, la reducción se hará sin hacer distinción entre los legados universales y particulares. 

782. No obstante, en todos los casos en que el testador hubiere declarado esprasamente que quiere tal legado sea cumplido con preferencia á los demás, esta preferencia tendrá lugar y dicho legado no será reducido, sino en tanto que el valor de los otros no satisfaga la porción recervada por la ley á los herederos legítimos.

783. El donatario restituirá los frutos de lo que ecsediere á la porcion disponible contando desde el día de la muerte del donante, si la demanda para la reduccion se ha hecho en el primer año transcurrido desde el día de la muerte del dicho donante; de otro modo la restitución de los frutos se hara desde el dia de la demanda 

784. Los raices que se pueden recobrar por el efecto de la reducción, serán entregados sin carga de deudas ó hipotecas creadas por el donatario 

785. Los herederos legítmos podran ejercer la accion sobre reducción ó reinvidicacion contra un tercero poseedor de bienes raices que fueron primeramente donados y despues enajenados por los donatarios de la misma manera y en el mismo orden que contra los mismos donatarios. Esta acción deberá ser ejercida según el órden de las fechas de las enajenaciones comenzando por la mas moderna.

786. Todos los actos que contengan donación entre vivos cuyo valor llegara á cien pesos o pasaré de esta suma, serán autorizados por un escribano público, o por un juez de primera instancia, y por falta de uno y otro por un alcalde del lugar del domicilio del donante ó del donatario bajo pena de nulidad, y se dejará una minuta de la escritura en el protocolo.

787. La donacion entre vivos no empeñará al donante, ni producirá efecto alguno, sino desde el día en que hubiese sido aceptada espresamente.

 La aceptación podrá hacerse por un acto posterior y público del cual se dejará una constancia; mas entonces la donacion solo tendrá efecto respecto del donante desde el dia en que le sea notificado el acto que contiene dicha aceptación.

788. Si el donatario es mayor de edad la aceptación debe ser hecha por él, ó en su nombre por la persona que tenga su poder especial para aceptar la donacion hecha ó un poder general de aceptar las donaciones que le fueren hechas ó que se pudieren hacer.

789. La muger casada no podrá aceptar una donación sin el consentimiento de su marido, ó en su caso de que este lo niegue, sin autorización de la justicia, conforme lo dispuesto en el titulo del matrimonio.

790. La donacion hecha a un menor no emancipado, ó á un interdicto deberá ser aceptada por su tutor según se dispone en los títulos de la minoridad de la tutela y de las emancipaciones. 

El menor emancipado podrá aceptar con la asistencia de su curador. 

No obstante el padre y madre del menor emancipado ó no emancipado, ó los otros asendientes aunque no sean ni tutores ni curadores del menor podrán aceptar por él. 

791. El sordo mudo que supiere escribir podrá aceptar por sí mismo ó por su procurador. 

Si no sabe escribir, la aceptación debe hacerse por un curador nombrado á este efecto según las reglas establecidas en el título de la minoridad y de la tutela

792. Las donaciones hechas en favor de establecimientos piadosos ó de beneficencia pública, serán aceptadas por los administradores de dichos establecimientos autorizados competentemente ó por el ordinario eclesiástico ó por las municipalidades. 

793. La donacion legalmente aceptada será perfecta por solo el concentimiento de las partes; y la propiedad de los objetos donados se trasladará al donatario sin necesidad de otra entrega. 

794. Cuando se hiciere donacion de bienes suceptibles  de hipotecas, la escritura que contiene los actos de donacion y aceptación, así como la notificación de la aceptación que se hubiere practicado por acto separado, deberán presentarse y tomarse razón de ellos en el oficio de hipotecas. 

795. Esta presentación se hará por el marido, cuando los bienes han sido donados á su muger; y si el marido no cumple esta formalidad, la muger podrá practicarla sin necesidad de autorización. 

Cuando la donacion se hubiere hecho á menores, interdictos, ó á establecimientos públicos se hará por los tutores, curadores, ó administradores, la presentación de la escritura al oficio de hipotecas.

796. El detecto de presentación podrá ser objetado por cualquiera persona interezada, a escepcion de aquellas que están encargadas de hacer la presentación, ó sus causantes y del donante. 

797. Los menores, los interdictos, las mugeres casadas, no podrán pedir la restitución contra el defecto de aceptación de las donaciones, ó de la presentación de la escritura de dichas donaciones, sin perjuicio de sus recursos, si hubiere lugar contra sus tutores ó maridos. 

798. La donacion entre vivos solo podrá comprender los bienes presentes del donante; si comprendiere los bienes por haber, será nula respecto de estos. 

799. Toda donacion entre vivos hecha bajo condiciones cuya ejecución depende de la sola voluntad del donante, será nula. 

800. Será igualmente nula la donación hecha bajo la condicion de cumplir otras deudas ó cargas que las que ecsistian en la época de la donacion ó que se hallan espresadas, ya en el acto de la donacion; ya en el acto que debería ser anecso á ella.

801. En caso que el donante se halla reservado la libertad de disponer de un efecto comprendido en la donacion, ó de una suma determinada sobre los bienes, donados si muere sin haber dispuesto de dicho efecto, ó de dicha suma el uno y la otra pertenecerán á los herederos del donante no obstante cualquiera cláusula y estipulación contrarias.

802. Toda donacion de efectos muebles para que sea valida, debe agregarse á la minuta de la donacion un estado apreciativo de los efectos donados firmado por el donante, y por el donatario ó por los que aceptan en su nombre. 

803. Es permitido al donante reservarse en su provecho, ó disponer á favor de otro el goce ó usufruto de los bienes muebles ó raices donados. 

804, Cuando la donacion de efectos muebles se hubiere hecho con reserva de usufruto, el donatario estará obligado al fin del usufruto, á tomar los efectos donados ecsistentes en especie, en el estado en que se hallen; y tendra acción contra el donante o sus herederos, en cuanto á los objetos no ecsistentes, por el valor que les hubiese sido dado en el estado apreciativo.

805. El donante podrá estipular el derecho de volver á tomar los objetos donados, ya por la muerte de solo el donatario ya por la muerte del donatario y sus desendientes. 

Este derecho solo podrá ser estipulado en favor de la persona del donante.

806. El efecto del derecho de volver á tomar los bienes donados, será resindir todas las enagenaciones de dichos bienes, y hacerlos volver libres de todas cargas é hipotecas. Se esceptuan de esta disposición la hipoteca de la dote, y de las donaciones proternupcias, si no son suficientes los demás bienes del consorte donatario. 

807. Las donaciones entre vivos no podrán ser revocadas, sino por falta de cumplimiento de las condiciones, bajo las cuales fueron hechas, ó por causa de ingratitud ó por causa de haberle sobrevenido hijos al donante. 

808. En el caso de la revocación por falta de ejecución de las condiciones, los bienes volverán á entrar en poder del donante libres de todas cargas é hipotecas puestas por el donatario, y el donante tendrá contra los poseedores de los bienes raices donados, todos los derechos que tendría contra el mismo donatario.

809. La donacion entre vivos solamente podrá ser revocada por causa de ingratitud en los casos siguientes: 

Primero: Si el donatario ha atentado contra la vida del donante.

Segundo: Si ha cometido crueldades, delitos ó injurias graves contra el donante.

Tercero: Si le ha reusado los alimentos.

810 La revocación por inejecución de las condiciones ó por ingratitud, jamás tendrá lugar de pleno derecho.

811. La demanda para revocar la donacion por causa de ingratitud, deberá intentarse dentro de un año, contado desde el dia en que el delito fué imputado al donatario, ó desde el dia en que el delito pudo ser conocido por el donante. 

Esta revocacion no podrá ser pedida por el donante contra los herederos del donatario, ni por los herederos del donante contra el donatario, á menos que en este último caso la acción haya sido intentada por el donante, ó que este haya muerto en el año en que fúe cometido el delito.

812. La revocación por causa de ingratitud no perjudicará ni á las enagenaciones hechas por el donatario ni á las hipotecas ni á otras cargas reales que el hubiese impuesto sobre el objeto de la donacion, con tal que dichas enagenaciones, hipotecas ó cargas sean anteriores á la demanda para revocar la donacion. 

En el caso de revocación, el donatario sera condenado á restituir el valor de los objetos enagenados ó gravados con respecto al estado que tengan al tiempo de la demanda, y á los frutos contando desde el día de dicha demanda.

813. Las donaciones proternupcias solamente serán revocables por causa de ingratitud.

814. Toda donacion entre vivos hecha por personas que no tienen hijos ni desendientes vivos al tiempo de la donacion, de cualquier valor que sean estas donaciones y bajo cualquier título que se hayan hecho, y aunque hayan sido mutuas ó remuneratorias, y aun las que hayan sido hechas en favor del matrimonio por otras personas que no sean los asendientes de los consortes, ni por el un consorte al otro, serán siempre revocables de pleno derecho por haber sobrevenido al donante un hijo legitimo aunque sea postumo ó por la legitimación de un hijo natural por el matrimonio succecuente, si nació depues de la donacion.

815. Esta revocación tendrá lugar; aun cuando el hijo del donante, ó de la donante haya sido concevido al tiempo de la donacion.

816 La donacion permanecerá igualmente revocable aun cuando el donatario haya entrado en posecion de los bienes donados y aunque haya sido dejado en ellos por el donatario despues que le sobrevino el hijo pero el donatario solo estará obligado á restituir los frutos percibidos por él, de cualquiera naturaleza que ello sean, desde el dia en que el nacimiento del niño ó su legitimación por matrimonio succecuente le hayan sido notificados suficientemente, aun cuando la demanda para volver á tomar los bienes donados se haya intentado posteriormente á esta notificación. 

817. Los bienes comprendidos en la donacion revocada de pleno derecho, vuelven á entrar en el patrimonio del donante, libres de todas las hipotecas y cargas puestas por el donatario, sin que puedan quedar sujetos aun succidiariamente, á la restitución de la dote de la muger del donatario, ni á otras convenciones matrimoniales.

 818. Las donaciones así revocadas no podrán revivir, ni tener de nuevo su efecto por la muerte del hijo del donante, ni por algún acto confirmativo; y si el donante quiere donar los mismos bienes al mismo donatario despues de la muerte del hijo por cuyo nacimiento la donacion fué revocada, deberá ejecutarlo por una nueva disposición. 

819. El donatario, sus herederos ó causantes ú otros poseedores de las cosas donadas, no podrán oponer la prescripción para hacer valer la donacion revocada por la superveniencia del hijo, sino después de una posecion de treinta años los cuales comensarán á correr desde el día del nacimiento del último hijo del donante, aunque sea póstumo; y sin perjuicio de las interrupciones de derecho.

820. Cualquiera persona podrá disponer por testamento, ya se abajo el título de institución de heredero, ya se bajo el título de legados, ya bajo toda otra determinación propia para manifestar su voluntad. 

821. Un testamento no podrá ser hecho en el mismo acto por dos ó muchas personas, bien sea en provecho de un tercero, bien sea como disposición recíproca ó mútua. 

822. Un testamento podrá ser avierto ó cerrado. 

823. El testamento avierto ó nuncupativo es aquel que se otorga ante un escribano público y en presencia de tres testigos que sean vecinos del lugar donde se hace testamento, ó de cuatro testigos si todos ó alguno de ellos no son vecinos. 

824. El testamento nuncupativo debe ser dictado por el testador y escrito por el escribano tal como ha sido dictado, Acavado de escribir lo leerá el testador ó mandará leer íntegro á la persona que elija en presencia de los testigos y se debe hacer mención en el testamento de haberse dado esta lectura y de hallarse conforme con su contenido el testador.  

825. Este testamento deberá ser firmado por el testador: si declara que no sabe ó no puede firmar, se hará mención espresa de su declaración en el testamento así como de la causa que le impide firmar. 

826. El testamento deberá ser firmado por todos los testigos; no obstante fuera de la capital bastará que sea firmado por dos de ellos.

827. Por falta de escribano público podrá otorgarse el testamento nuncupativo ante el juez de primera instancia del partido, ó ante un alcalde constitucional del pueblo donde resida el testador, observándose todas las demás formalidades prevenidas en los cuatro artículos antecedentes. 

El juez de primera instancia registrará inmediatamente en el protocolo que tenga á su cargo, los testamentos autorizados por él, ó hará que sean registrados en el protocolo del escribano público del partido si lo hubiere. 

Los alcaldes remitirán dentro de tercero dia al juez, de primera instancia del partido á que correspondan las minutas originales de los testamentos que hubieren autorizado para que sean registradas en el protocolo seguido por el escribano público ó por el juez. 

828. Solamente los escribanos públicos, y por su falta los juezes de primera instancia, podrán compulsar los testamentos; y de ninguna manera podrán hacerlo los alcaldes. 

829. No podrán tomarse para testigos de un testamento nuncupativo ó avierto los herederos, ni los legatarios bajo cualquiera título que lo sean, ni los parientes consanguíneos ó á fines de unos y otros hasta el cuarto grado inclusive, ni los escribientes ó amanuenses de los escribanos jueces ó alcaldes ante quienes se otorgan los testamentos. 

830. Cuando el testador quisiere hacer un testamento cerrado ó secreto estará obligado á firmar sus disposiciones, ya sea que el mismo las haya escrito, ó que las haya hecho escribir por otro. El testador presentará al escribano y delante seis testigos á lo menos el papel que contiene sus disposiciones cerrado con una cubierta y sellado, ó lo hara cerrar y sellar en presencia del escribano y de los mismos testigos; y declarará en el acto que el contenido en este papel es su testamento escrito y firmado por el, ó escrito por otro, y firmado por el mismo testador; el escribano estenderá el acto de otorgamiento que será escrito sobre el mismo papel ó sobre la cubierta; este acto será firmado por el testador y por todos los testigos y autorizado por el escribano todo lo dispuesto en este artículo se hará acto continuo y sin interrupción; y en caso que el testador por un impedimento sobrevenido despues de la firma del testamento, no pueda firmar el acto del otorgamiento, se hará mención de la declaración que el hubiere hecho, sin que sea necesario en este caso, aumentar el número de los testigos. 

831. Si el testador no sabe firmar ó si él no ha podido hacerlo cuando hizo escribir sus disposiciones, sera llamado al acto del otorgamiento un testigo mas, fuera de los otros seis prevenidos por el articulo presedente, el cual firmará el acto de otorgamiento con los otros testigos, y se hará mención en el, de la causa por la  cual este testigo ha sido llamado. 

832. Los que no saben ó no pueden leer, no podrán hacer testamentos cerrados. 

833. En caso que el testador no pueda hablar pero que pueda oir y escribir, podrá hacer testamento cerrado, con la obligación de que el testamento sea enteramente escrito fechado y firmado de su mano, que lo presente al escribano, y testigos, y que en el acto del otorgamiento escriba en presencia de aquellos, que el papel que él presente es su testamento: despues de lo cual el escribano estenderà el acto del otorgamiento, en el cual se hará mención que el testador ha escrito estas palabras en presencia del escribano y de los testigos, y se observará á demás todo lo que está prevenido en el artículo 830.   

834 Los testigos para presenciar los testamentos adviertos ó cerrados deberán ser varones mayores de edad, mejicanos que no sean vagos ni condenados á penas infamantes.

835. Las formalidades á las cuales están sugetos los diversos testamentos por las disposiciones del presente artículo deben observarse bajo pena de nulidad.

836. Las disposiciones testamentarias son, ó universales ó á titulo universal, ó á título particular.

Cada una de estas disposiciones ya sea hecha de bajo la denominación de institución de heredero, ya sea bajo la denominación del legado, producirá su efecto según las reglas que se establecen á continuación para la institución de heredero, para los legados á título universal, y para los legados particulares.

837. La institución de heredero es la disposición testamentaria por la cual el testador dá á una ó muchas personas la universalidad de los bienes que dejará en su muerte,.

838. Cuándo al tiempo de la muerte del testador hay herederos legítimos a los cuales es reservada por la ley una cantidad de los bienes de aquel, estos herederos se apoderan del pleno derecho de todos los bienes de la succesión; y el heredero instituido está obligado á pedirles la entrega de los bienes comprendidos en el testamento.

839. No obstante en los mismos casos el heredero instituido tendrá el goce de los bienes comprendidos en el testamento, desde el día de la muerte, si el requerimiento de entrega se ha hecho en el año después de la dicha muerte, sino desde el día de la demanda intentada ante el juez, ó desde el día en que la entrega se haya consentido voluntariamente.

840. Cuándo al tiempo de la muerte del testador no hubiese herederos de él á los cuales se haya reservado por la ley una cuota de sus bienes, el heredero instituido se apoderarán de ellos de pleno derecho por la muerte del testador sin estar obligado á pedir la entrega.

841. Todo testamento cerrado será presentado al juez de primera instancia del partido en el cual el testador tenía su último domicilio, quien en presencia de un escribano público, y por falta de este ante dos testigos lo abrirá y pondrá por escrito la diligencia de la presentación en la apertura, y del contenido del testamento, el cual hará que sea depositado en un escribano público del mismo partido si lo hubiere; ó en caso contrario lo registrará en el protocolo que el mismo juez llevaré.

842. En el caso de qué el testamento sea cerrado, el heredero instituido estará obligado á pedir al juez de primera instancia la posesión de los bienes de la herencia.

843.  El heredero instituido cuando hay heredero legítimo á quien la ley reserva una cuota de los bienes estará obligado á las deudas y cargas de la succesión del testador, personalmente por su parte y porcion, é hipotecariamente por el todo; y el mismo estará obligado también á cumplir todos los legados, salvo el caso de reducción así como se ha dispuesto en los artículos 781 y 782.

844. El legado á título universal es aquel por el cual el testador lega una cuota, parte de los bienes de que la ley le permite disponer, tal como una mitad, un tercio, una cuarta parte, ó todos sus muebles ó todos sus raíces, ó una cuota fija de todos sus bienes raíces ó de todos sus bienes muebles.

Cualquiera otro legado hecho en otros términos forma una disposición a título particular.

845. Los legatarios á titulo universal estarán obligados á pedir la entrega á los herederos á quienes se reserva por la ley una cuota de los bienes; á los herederos instituidos; y en defecto de éstos á los herederos llamados en el orden establecido en el título de las succesiones.

846. El legatario á título universal estará obligado como el heredero instituido, á las deudas y cargas de la succesión del testador, personalmente por su parte y porción, é hipotecariamente por el todo.

847. Cuando el testador solamente hubiere dispuesto de una cuota de la porción disponible y que lo hubiere hecho á titulo universal; este legatario estará obligado á cumplir los legados particulares á prorrata con los herederos legítimos.

848. Todo legado puro y simple dará al legatario desde el día de la muerte del testador  un derecho á la cosa legada, derecho transmisible á sus herederos ó causantes.

No obstante el legatario particular no podrá ponerse en poseción de la cosa legada ni pretender sus frutos ó intereces, sino desde el día de su requerimiento de entrega hecho según el orden establecido por el Artículo 845, ó desde el día en que ésta entrega fuere consentida voluntariamente.

849. Los intereces ó frutos de la cosa legada pertenesen al legatario desde el día de la muerte del testador aun cuando no haya intentado demanda en justicia.

Primero: Cuando el testador hubiere declarado espresamente su voluntad á este intento en el testamento.

Segundo: Cuando se hubiere legado una renta vitalicia ó una pención  á titulo de alimentos.

850. Los gastos de la demanda sobre la entrega serán á cargo de la succesion pero sin que por esto pueda resultar reducción de la cuota reservada á los herederos legítimos. 

851. Los herederos del testador ú otros deudores de un legado estarán obligados personalmente á cumplirlo, cada uno á prorrata de la porcion que les cupiere en la succesion.

Los mismos estarán obligados hpotecariamente por el todo hasta la concurrencia del valor de los bienes raices de la succesion de que sean poseedores. 

852. La cosa legada será entregada con los acesorios necesarios, y en el estado en que se encontraren en el dia de la muerte del testador. 

853. Cuando el que ha legado la propiedad de un bien raiz, lo ha aumentado despues por medio de adquisiciones, aunque sean contiguas no harán parte del legado sin una nueva disposición. 

Los adornos, las construcciones nuevas hechas sobre fundo legado, ó la continuación de una cerca comenzada harán parte del legado de la cosa principal sin necesidad de nueva disposición. 

854. Si antes ó despues del testamento la cosa legada ha sido hipotecada por el testador por una deuda suya ó de un tercero, ó si ella ha sido gravada por él mismo con un usufruto, el que debe cumplir el legado no esta obligado à libertarla de los gravámenes á menos que haya sido encargado de hacerlo por disposición espresa del testador. 

855. Cuando el testador hubiere legado la cosa de otro, el legado será nulo, ya sea que el testador haya conocido, ó no, que dicha cosa no le pertenecía. 

856. Cuando el legado se hiciere de una cosa indeterminada, el heredero no estará obligado á darla de la mejor calidad, ni podrá ofrecerla de la peor. 

857. El legado hecho al acreedor no se reputará como pago de su crédito, ni el legado hecho al doméstico como compensación de sus salarios. 

858. El legatario á título particular no estará obligado de la succesion, salva la reducción del legado como se dirá adelante. 

859. El testador podrá nombrar uno ó muchos alvaceas ó ejecutores testamentarios.

860. El testador podrá darles la ocupacion de todo ó de una parte de sus muebles; pero no podrá durar mas de un año y un dia contado desde su muerte. Si no los ha nombrado tenedores de sus bienes, ellos no podrán ecsijirlo.

861. El heredero podrá hacer cesar la ocupacion, entregando á los alvaceas una suma suficiente para el pago de los legados de cosas muebles.

 

862. El que no puede obligarse no puede ser alvacea. 

863. La muger casada no podrá aceptar la ejecución testamentaria sin consentimiento de su marido. 

864. El menor no podrá ser albacea sin la autorización de su tutor ó curador. 

865. Los alvaceas harán poner cellos si hay herederos menores, interdictos ó ausentes. 

Harán formar en presencia del heredero presuntivo, ó despues de haberlo citado devidamente, el inventario de los bienes de la succesion. 

Provocarán la venta de muebles por falta de dinero suficiente para cumplir los legados. 

Cuidarán que el testamento sea ejecutado; y podrán en caso de contestación judicial sostener la validés del testamento.

Deberán al fin del año contando desde el dia de la muerte del testador dar cuenta de su gestión. 

866. El cargo del alvacea no pasará á sus herederos.

867. Si hay muchos alvaceas que hayan aceptado el cargo, uno solo podrá gestionar en defecto de los otros y todos serán responsables in solidum de la cuenta de los bienes que les hubiesen sido confiados á menos que el testador huya dividido sus funciones, y cada uno se haya limitado á la de su atribución. 

868. Los gastos hechos por el alvacea en todas las funciones de su cargo inclusa la cuenta serán á cargo de la testamentaria. 

869. Ninguno podrá ser obligado á aceptar el cargo de alvacea; pero una vez aceptado no se podrá renunciar.

870. Los testamentos no podrán ser revocados en todo ó en parte si no es por un testamento posterior que contenga la declaración de la mudanza de voluntad.

871. Los testamentos posteriores que no revocaren expresamente los precedentes, solamente anularán en estos aquellas disposiciones que sean incompatibles con las nuevas, ó que sean contrarias á ellas.

872. La revocación hecha en un testamento posterior tendrá todo su efecto, aunque éste nuevo acto quede sin ejecución por la incapacidad del heredero instituido ó del legatario, ó por haberse reusado la herencia ó legado. 

873. Toda enagenacion aun la hecha por cambio o por venta con la facultad de retrovendicion, que hiciere el testador del todo ó parte de la cosa legada, llevará consigo la revocación del legado en cuanto á lo que ha sido enagenado, aunque la enagenacion posterior sea nula y aunque el objeto haya vuelto á entrar en poder del testador. 

874. Toda disposición testamentaria será caduca si aquel en cuyo favor fué hecha no ha sobrevivido al testador. 

875. Toda disposición testamentaria hecha bajo una condición dependiente de un acontecimiento incierto será caduca, si el heredero instituido ó el legatario mueren antes del cumplimiento de la condicion 

876. La condicion que según la intención del testador no hace mas que suspender la ejecución de la disposición no impedirá al heredero instituido ó legatario de tener un derecho adquirido y que pueden transmitir á sus herederos. 

877. El legado será caduco, si la cosa legada ha perecido totalmente durante la vida del testador. 

Lo mismo será, si ha perecido despues de la muerte, sin culpa del heredero, aunque este haya sido moroso en entregarla cuando ella hubiera debido perecer igualmente en el poder del legatario. 

878. La disposición testamentaria será caduca, cuando el heredero instituido ó el legatario la renunciaren, ó fueren, incapaces de aceptarla. 

879. Habrá lugar al acresentamiento en favor de los legatarios en el caso en que el legado fuere hecho á muchos mancomunadamente. 

El legado se reputará hecho mancomunadamente cuando se hiciere por una sola y misma disposición, y que el testador no asignare la parte de cada uno de los coolegatarios en la cosa legada. 

880. Se reputará hecho también mancomunadamente cuando una cosa que no es suceptible de ser dividida sin deteriorarse, hubiere sido donada por el mismo acto á muchas personas 

881. Las mismas causas que segun el artículo 808. y las dos primeras disposiciones del artículo 809 autorizan la demanda para la revocación de la donacion entre vivos, serán admitidas para la demanda dirijida á revocar las disposiciones testamentarias. 

882. Si esta demanda se fundare sobre una injuria grave hecha á la memoria del testador, deberá intentarse dentro de un ano contado desde el día del delito. 

883. El padre madre y otros asendientes podrán hacer entre sus hijos y desendientes la distribución y partición de sus bienes

884. Estas particiones podrán ser hechas por actos entre vivos o testamentarios, con las formalidades, condiciones ó regias prescriptas para las donaciones entre vivos y testamentarias. 

Las particiones hechas por donaciones entre vivos no podrán tener por objeto sino los bienes presentes. 

885. Si todos los bienes que el asendiente dejare en el día de su muerte no han sido comprendidos en la partición, estos bienes que no han sido comprendidos en ella se dividirán conforme á la ley. 

886. Si la partición no fuere hecha entre todos los hijos que ecsistieren en la época de la muerte de los desendientes de los hijos muertos anteriormente, la partición será nula y no tendrá efecto alguno. En este caso se hará una nueva partición en la forma legal. 

887. La partición hecha por el asendiente podrá ser atacada por causa de lección de mas de la cuarta parte; podrá serlo también en el caso en que resultare de la partición y de las disposiciones hechas en virtud de mejora que uno de los cooparticipes tenga una ventaja mayor que la ley le permite. 

888. El hijo que por una de las causas espresadas en el artículo precedente atacare la partición hecha por el asendiente deberá hacer la anticipación de los gastos del avaluó, y los sufrirá en definitiva así como las costas del pleito si su reclamación no es fundada. 

889. Toda donacion entre vivos aunque hecha por contrato de matrimonio á los esposos ó al uno de ellos, será sometida a las reglas prescriptas en este título para las donaciones entre vivos y á las siguientes. 

890. Los padres y madres, los otros asendientes, los parientes colaterales y los esposos, y aun los estraños podrán hacer donaciones por contrato de matrimonio, á los dos esposos, ó al uno de ellos. 

891. La donación hecha por contrato de matrimonio solo será irrevocable despues de verificado el matrimonio. 

892. Las donaciones hechas por contrato de matrimonio no podrán ser atacadas, ni declaradas nulas bajo pretesto de falta de aceptación.

893. El hombre antes de casarse podrá donar á demás de los presentes de costumbre la décima parte de sus bienes en calidad de arras á la muger con quien ha pactado contraher matrimonio.

Esta donación no será irrevocable sino por la verificación del matrimonio.

894. El menor para hacer la donación de que habla el artículo anterior debe obtener el consentimiento de aquellas personas de quienes debe obtenerlo para celebrar el matrimonio. 

895. Durante el matrimonio el marido podrá disponer por testamento ó por donacion entre vivos en favor de su muger, ó esta en los mismos modos en favor de aquel de todo lo que el uno ó la otra podrían disponer en favor de un estraño. 

896. Las donaciones hechas entre casados durante el matrimonio, aunque calificadas entre vivos serán siempre revocables. 

La revocación podrá hacerse por la muger sin ser autorizada al efecto por el marido ni por el juez. 

Estas donaciones no se revocarán por la superveniencia de hijos. 

897. Los esposos no podrán durante el matrimonio hacerse ni por acto entre vivos, ni por testamento alguna donacion mutua y recíproca por un solo mismo acto.

 

 


0 Comentarios

Deja un comentario

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!