1997

PERIODICO OFICIAL 1º DE OCTUBRE DE 1997

LEY DEL NOTARIADO PARA EL ESTADO DE
QUINTANA ROO
 
DECRETO NUMERO 78.
 
LA H. VIII LEGISLATURA CONSTITUCIONAL DEL ESTADO LIBRE Y SOBERANO DE QUINTANA ROO.
DECRETA:
 
LEY DEL NOTARIADO PARA EL ESTADO DE
QUINTANA ROO
 
CAPITULO I.
Disposiciones Preliminares.
 
Artículo 1o.- La presente Ley es de orden público y tiene por objeto regular el ejercicio de la función notarial, que originalmente corresponde al Ejecutivo del Estado, quien por delegación la encomienda a profesionales del derecho investidos de fe pública, independientes e imparciales, para que en virtud de la patente que para tal efecto se les otorga, la desempeñen en los términos de esta Ley.
 
Artículo 2o.- La vigilancia del cumplimiento de esta Ley corresponde al Ejecutivo Estatal el cual la ejercerá por conducto de la Secretaría General de Gobierno y de las demás autoridades que señala esta Ley.
 
Artículo 3o.- El Ejecutivo del Estado, por conducto de la Secretaría General de Gobierno autorizará la creación y funcionamiento de las notarías. En el Estado de Quintana Roo habrá las notarías que determine el Ejecutivo Estatal, tomando en cuenta las necesidades del propio servicio notarial quien además deberá proveer lo necesario para que en cada uno de los Municipios del Estado se preste el servicio notarial. Para este efecto, el propio Ejecutivo Estatal determinará la ubicación de las notarías vacantes y las de nueva creación, y en su caso autorizará la reubicación de las ya existentes
 
Artículo 4o.- El Ejecutivo Estatal en la esfera administrativa, dictará las medidas que estime pertinentes para el exacto cumplimiento de esta, Ley y para la eficaz prestación del servicio público del notariado.
 
Artículo 5o.- Los notarios del Estado de Quintana Roo no podrán ejercer sus funciones fuera de los límites fijados en la adscripción territorial establecida en la patente respectiva.

Los actos que se celebren ante su fe, podrán referirse a personas y bienes de cualquier otro lugar, siempre que se dé cumplimiento a las disposiciones de esta Ley.

Quien carezca de la patente de notario expedida para actuar en el Estado de Quintana Roo, no podrá ejercer funciones notariales dentro de los límites del mismo, ni instalar oficinas o representaciones. La violación de esta disposición estará sujeta a las sanciones que señale esta Ley y el Código Penal del Estado.

Artículo 6o.- El notario es responsable ante el Ejecutivo Estatal de que la prestación del servicio en la notaria a su cargo, se realice con apego a las disposiciones de esta Ley y sus reglamentos.

Artículo 7o.- Los notarios tendrán derecho a obtener de los interesados los gastos erogados y a cobrar los honorarios que se devenguen en cada caso, conforme al Arancel correspondiente y no percibirán sueldo alguno con cargo al erario público.
 
Artículo 8o.- La Secretaría la General de Gobierno podrá requerir a los notarios del Estado y éstos estarán obligados, a la prestación de los servicios públicos notariales, cuando se trate de atender asuntos de interés social como Programas de vivienda Popular, agrarios y demás supuestos legales. A este efecto, la citada autoridad fijará las condiciones a las que deberá sujetarse la prestación de dichos servicios.

Asimismo, los notarios estarán obligados a prestar sus servicios en los casos y términos que establezcan las leyes electorales.
 
Artículo 9o.- La Secretaría General de Gobierno, deberá concentrar la información de las operaciones y actos notariales y procesarla bajo sistemas estadísticos que permitan regular y fijar, conforme a esta Ley, las modalidades administrativas que requiera la prestación eficaz del servicio notarial.

CAPITULO II
SECCION Primera.
De los Notarios y de la Expedición de sus patentes.
 
Artículo 10.- Notario es el Profesional del Derecho investido de fe pública, facultado para autenticar y dar forma en los términos de ley a los instrumentos en que se consignen los actos y hechos jurídicos. El notario fungirá como asesor de los comparecientes y expedirá los testimonios, copias o certificaciones a los interesados conforme lo establezcan las leyes. La formulación de los instrumentos se hará a petición de parte.

El Otorgamiento de la patente de notario es de carácter vitalicio y sólo podrá perderse en los casos previstos en esta Ley, y así lo declare el Gobernador del Estado, previa audiencia del interesado para que exponga lo que a su derecho convenga; debiendo publicarse la resolución en el Periódico Oficial del Gobierno del Estado.
 
Artículo 11.- Cuando una o varias notarías estuvieren vacantes o se resolviere crear una o más nuevas en los términos del artículo 3o. de esta Ley, el Ejecutivo del Estado, publicará un aviso en el Periódico Oficial del Gobierno del Estado, convocando a quienes, llenando los requisitos deseen concursar en el examen de oposición para el otorgamiento de la patente respectiva.

En un plazo de treinta días hábiles contados a partir de la publicación de la convocatoria, los aspirantes deberán acudir ante la Secretaría General de Gobierno a presentar su solicitud para ser admitidos en el examen de oposición.

SECCION Segunda
De los requisitos para ser notario,
 
Artículo 12.- Para obtener la patente de notario, el interesado deberá satisfacer los siguientes requisitos:

I.- Ser mexicano por nacimiento y vecino del Estado, en pleno ejercicio de sus derechos, tener 30 años cumplidos y gozar de buena reputación personal y profesional;

II.- Tener residencia en el Estado cuando menos de cinco años anteriores a la designación;

III.- Ser Licenciado en Derecho con la correspondiente cédula profesional y acreditar cuando menos cinco años de ejercicio profesional;

IV.- No ser Ministro de algún culto religioso;

V.- No haber sido condenado por sentencia ejecutoriada, por delito doloso;

VI.- Estar en el ejercicio de sus derechos civiles y, políticos;

VII.- No haber sido declarado en quiebra o sujeto a concurso sin haber sido rehabilitado o declarado inculpable;

VIII.- No haber sido separado del ejercicio del notariado dentro del República Mexicana, con causa justificada; y

IX.- Presentar y aprobar el examen teórico-práctico ante el Jurado.
 
Artículo 13.- La Secretaría General de Gobierno personalmente o por correo certificado con acuse de recibo notificará a los interesados en obtener la patente de notario, el día y la hora para la celebración del examen correspondiente, así como el lugar en que se llevará a cabo.

El Jurado estará integrado por un representante del Ejecutivo del Estado quien lo presidirá, el Director del Registro Público de la Propiedad y del Comercio y por un representante del Consejo de Notarios.
 
Artículo 14.- La Secretaría General de Gobierno solicitará, en su caso a las autoridades o a las instituciones que correspondan, los informes y constancias necesarias para verificar si el interesado satisface los requisitos establecidos en esta Ley.

CAPITULO III.
SECCION Primera.
Del ejercicio del notariado y de la prestación del servicio.
 
Artículo 15.- La persona que haya obtenido la patente de notario deberá iniciar sus funciones en un plazo que no exceda de sesenta días hábiles siguientes a la fecha de su protesta legal.
 
Artículo 16.- Las personas que hayan obtenido patente el ejercicio de sus funciones deberán:

I.- Otorgar la protesta ante el Secretario de Gobierno o el servidor público en el que éste delegue esa facultad;

II.- Proveerse a su costa de protocolo y sello;

III.- Registrar el sello y su firma rúbrica o media firma, ante la Secretaría General de Gobierno, Dirección General de Notarías y la Dirección del Registro Público de la Propiedad y del Comercio del Estado y en el Consejo de Notarios;

IV.- Otorgar y mantener vigente una garantía a favor del Gobierno del Estado de Quintana Roo, por la cantidad de mil salarios mínimos vigente en la Entidad. Dicha fianza deberá depositarse en efectivo ante la Secretaría de Hacienda del Estado, y actualizarse en el mismo porcentaje en que se modifique el citado salario mínimo; y

V.- Establecer la oficina para el desempeño de su cargo colocando en lugar adecuado y visible un letrero con su nombre, apellidos y, número de notaría, dando aviso de ello a las autoridades administrativas y al Consejo de Notarios, dentro de un plazo de 60 días hábiles después de haber rendido su protesta.

La Secretaría General de Gobierno publicará la iniciación de funciones de los notarios, en el periódico oficial del Estado sin costo para él, Notario.
 
Artículo 17.- El monto de la fianza a que se refiere la fracción IV del artículo anterior, se aplicará de la siguiente manera:

I.- Por la cantidad que corresponda y en forma preferente, al pago de multas u otras responsabilidades administrativas cuando, ante la negativa del notario, se deba hacer el pago forzoso a cualquier dependencia fiscal; y

II.- En el orden determinado por la autoridad judicial, cuando se deba cubrir a un particular el monto fijado en sentencia firme condenatoria por responsabilidad civil en contra de un notario.

Para tal efecto se deberá exhibir copia certificada de la sentencia mencionada en la Dirección de Notarías del Gobierno del Estado.
 
Artículo 18.- Los notarios, en el ejercicio de su profesión, deben guardar reserva sobre lo pasado ante ellos y están sujetos a las disposiciones del Código Penal sobre secreto profesional; salvo los informes obligatorios que deben rendir con sujeción a las leyes respectivas y de los actos que deban inscribirse en el Registro Público de la Propiedad y del Comercio, de los cuales podrán enterarse las personas que no hubiesen intervenido en ellos y siempre que a juicio del notario tengan algún interés legitimo en el asunto y que no se haya efectuado la inscripción respectiva.
 
Artículo 19.- El notario deberá desempeñar la función pública, en la notaria a su cargo, y en los lugares en donde resulte necesaria su presencia en virtud de la naturaleza del acto o del hecho que se pretenda pasar ante su fe.
 
Artículo 20.- Los notarios en ejercicio no podrán:

I).- Ser comerciante.

II).- Ser comisionista.

III).- Ser servidor público, militar en activo y ser ministro de cualquier culto.

IV).- Ser empleado, subordinado o dependiente.

V).- Ser consejero, administrador, director gerente o comisario de una sociedad mercantil.

VI).- Ser Corredor Público.

VII).- Desempeñar cualquier cargo, empleo o comisión pública o privada salvo los de carácter docente.

El notario podrá: (así)

I).- Desempeñar, desarrollar o dirigir actividades docentes o de investigación educativa, desempeñar cargos honorarios y cargos concejales o de colaboración ciudadana.

II).- Ser mandatario judicial de su cónyuge, ascendientes o descendientes por consanguinidad sin limitación de grado y por afinidad hasta el segundo grado.

III).- Ser tutor o albacea.

IV).- Ser secretario de asamblea o de actas de asociaciones de condóminos o de conjuntos en tiempos compartidos.

V).- Ser árbitro o secretario en juicio arbitral.

VI).- Desempeñar cargos de elección popular, previo los requisitos de Ley.

VII).- Patrocinar y representar a las personas que hubieren comparecido ante ellos en los procedimientos judiciales en los que no baya contienda, así como en juicios y procedimientos administrativos: y

VIII).- Dar, fe de actos o hechos que sean violatorios de garantías individuales o derechos humanos a solicitud de parte interesada.
 
Artículo 21.- El notario podrá excusarse de actuar:

I.- En días festivos o en horas que no sean de oficina, salvo que se trate del otorgamiento de testamento, casos de extrema urgencia, o de interés social o político.

II.- Si los interesados no le anticipen los gastos salvo que se trate del otorgamiento de un testamento o de alguna emergencia que no admita dilación.

III.- Si alguna circunstancia les impide atender con imparcialidad.

Artículo 22.- Queda prohibido a los notarios:

I.- Intervenir en el acto o hecho que por ley corresponda exclusivamente a algún funcionario público;

II.- Actuar como notario en caso de que intervengan por sí o en representación de tercera persona, su cónyuge, sus parientes consanguíneos o afines en línea recta sin limitación de grados, los consanguíneos en la colateral hasta el cuarto grado inclusive, y las afines en la colateral hasta el segundo grado;

III.- Ejercer sus funciones si el acto o hecho interesa al notario, o a su cónyuge o a alguno de sus parientes en los grados que expresa la fracción inmediata anterior;

IV.- Ejercer sus funciones, si el objeto o fin del acto es contrario a la ley o a las buenas costumbres;

V.- Ejercer sus funciones, si el objeto del acto es física o legalmente imposible;

VI.- Recibir y conservar en depósito sumas de dinero, valores o documentos que, representen numerario con motivo de los actos o hechos en que intervengan, excepto en los siguientes casos;

a) El dinero o cheque, destinados al pago de impuestos o derechos causados por las actas o escrituras efectuadas ante ellos;

b) Cheques librados a favor de bancos, instituciones, o sociedades nacionales de crédito en pago de adeudos garantizados con hipoteca u otros cuya escritura de cancelación sea autorizada por ellos.

c) Documentos mercantiles en los que intervengan con motivo de protestos, y

d) En los demás casos en que las leyes así lo permitan.

Las prohibiciones previstas en las fracciones II y Ill de este artículo para un notario, también se aplicará al suplente cuando tenga interés o intervenga el cónyuge o los familiares del notario asociado o suplido que actúe en el protocolo del primero.
SECCION Segunda
Del sello de autorizar.
 
Artículo 23.- El sello de cada notario será en forma circular, con diámetro de cuatro centímetros, con el escudo nacional en el centro, e inscrito en rededor, el nombre y apellidos del notario, número de la notaría y la adscripción.

Artículo 24.- El sello de autorizar se imprimirá en el ángulo superior izquierdo del anverso de cada hoja del libro o en cada folio que se vaya a utilizar, debiendo imprimirse también cada vez que el notario autorice una escritura, acta, testimonio o certificación
 

Artículo 25.- En caso de que se pierda o sea alterado dicho sello el notario lo hará del conocimiento de la Secretaría General de Gobierno por conducto de la Dirección General de Notarías, al Registro Público de la Propiedad y del Comercio, y levantará acta ante el Ministerio Público, con la que gestionará la autorización de la Secretaría General de Gobierno para obtener otro a su costa. En el nuevo sello se pondrá un signo especial que lo diferencíe del anterior
 
Artículo 26.- En el caso de deterioro del sello de autorizar debido a su uso la Secretaría General de Gobierno autorizará a los notarios para, obtener uno nuevo sin necesidad de levantar acta ante el Ministerio Público.

En el supuesto del párrafo anterior, el notario deberá presentar el sello en uso y el nuevo que se le haya autorizado ante la Dirección General de Notarías en el que se levantará acta por triplicado, en cuyo inicio se imprimirán los dos sellos y se hará constar que se inutilizó el anterior mismo que con uno de los ejemplares quedará en poder de la Dirección indicada y con los demás ejemplares, el notario procederá a registrar su nuevo sello ante la Secretaría General de Gobierno por conducto de la Dirección General de Notarías y al Registro Público de la Propiedad y del Comercio.

El nuevo sello llevará un signo especial que lo distinga del anterior.

SECCION Tercera
Del protocolo, protocolo abierto especial, su apéndice e índice.
 
Artículo 27.- Protocolo es el libro o conjunto de libros autorizados por la Secretaria General de Gobierno, a través de la Dirección General de Notarías en los que el notario durante el ejercicio de sus funciones asienta y autoriza con las formalidades de la presente Ley y las que las demás señalen, las escrituras y actas notariales que se otorguen ante su fe, con sus respectivos apéndices.
 
Artículo 28.- El notario no podrá autorizar acto alguno sin que lo haga constar en su protocolo y sin que observe el procedimiento establecido en esta Ley. El notario fungirá como asesor de las partes y expedirá los testimonios, copias o certificaciones a los interesados conforme establezcan las leyes.

Artículo 29.- Los notarios deberán solicitar a la Secretaria General de Gobierno, por conducto de la Dirección General de Notarías quien autorizará, el número de libros que pasarán a formar parte del protocolo a su cargo. No podrán autorizarse más de cinco libros en cada ocasión.
 
Artículo 30.- Los libros del protocolo deberán de permanecer siempre en la notaría, salvo los casos expresamente permitidos por esta Ley o cuando haya que recoger firmas de quienes no puedan asistir a la notaria, siempre que sea dentro de su adscripción. Cuando haya la necesidad de sacar los libros de la notaria, lo hará el propio notario bajo su responsabilidad. El notario será personalmente responsable y sujeto a las sanciones que se establecen en esta ley por la violación al presente artículo.

Si alguna autoridad con facultades ordenare la inspección de uno o más libros del protocolo, el acto se efectuará en ,la misma oficina del notario y en presencia de éste.
 
Artículo 31.- En la primera página útil de cada libro, la Secretaría General de Gobierno, a través, de la Dirección General de Notarías del Gobierno del Estado, pondrá la razón de autorización en la que conste el lugar y la fecha del mismo, el número que corresponda al libro que se haya autorizado a la notaria, el número de páginas útiles, inclusive la primera y la última, el número de la notaría, el nombre y apellidos del notario y por último, la leyenda de que ese libro solamente podrá ser utilizado por el notario, o quien lo substituya en el cargo.

Al final de la última página del libro, se pondrá una razón de entrega sellada y suscrita por el titular de la Dirección General de Notarías.
 
Artículo 32.- Inmediatamente después de la razón a que se refiere el artículo anterior el notario anotará la fecha en que empiece a utilizar el libro y estampará su firma y sello de autorizar después de ella.

Cuando con posterioridad a la fecha de apertura de un libro haya cambio de notario, el que va a actuar asentará a continuación del último instrumento extendido en cada libro en uso su nombre, apellidos sello y firma. Igual requisito se insertará cuando hubiere designación de suplente.
 
Artículo 33.- Los libros del protocolo deberán estar encuadernados y empastados y cada uno constará de ciento cincuenta fojas foliadas, es decir, trescientas páginas más una al principio, sin numerar destinada al título del libro.

Las hojas de los libros de los protocolos serán de papel blanco uniforme de treinta y cuatro centímetros de largo por veinticuatro centímetros de ancho, en su parte utilizable, con un margen izquierdo de ocho centímetros, separado por una línea de tinta roja. Este margen deberá dejarse en blanco y servirá para poner razones y anotaciones marginales que legalmente deban asentarse en él.

Además, se dejará siempre en blanco una franja de un centímetro y medio de ancho por el lado del doblez del libro y otra franja a la orilla para proteger lo escrito.
 
Artículo 34.- Para asentar las escrituras y las actas en los libros el notario podrá utilizar cualquier procedimiento de impresión firme e indeleble. No se escribirán más de cuarenta líneas por página y deberán quedar a igual distancia una de las otras.
 
Artículo 35.- Los libros que integren el protocolo serán numerados progresivamente. El libro o juego de libros donde se asienten los instrumentos notariales, se usarán de la manera siguiente. La primera escritura o acta en tiempo que haya de asentar, se anotará en el libro número uno, la segunda en su caso en el libro número dos y así sucesivamente, hasta terminar el último libro en uso en la primera vuelta: se iniciará la segunda y demás vueltas de la misma manera hasta agotar el juego de libros autorizados.
 
Artículo 36.- La numeración de las escrituras y actas notariales será progresiva, sin interrumpirla de un libro a otro aún cuando no pase algún instrumento. No habrá entre un instrumento y otro más espacio que el indispensable para las firmas y autorización. Los espacios que queden en blanco serán cancelados con una línea de tinta fuerte grabada que cruce dicho espacio.
 
Artículo 37.- Cuando esté por concluirse el libro o juego de libros del protocolo del notario que esté en uso, éste lo comunicará por escrito a la Secretaría de Gobierno y enviará el libro o juego de libros en que deberá de continuar actuando para que sean registrados por la Dirección General de Notarías del Gobierno del Estado y autorizados per el Secretario General de Gobierno, previo el pago de derechos correspondientes ante la Recaudadora de Rentas de la Secretaría de Hacienda Estatal.
 
Artículo 38.- Cuando el notario considere que no pueda dar cabida a otro instrumento en el libro o juego de libros que tenga en uso, asentará en cada uno de éstos, después de la última escritura pasada, una razón de terminación en la que expresará la fecha y la hora de su asiento, el número de páginas utilizadas y el número de instrumentos contenidos en el libro. El notario pondrá su firma y sello de autorizar y comunicará a la Dirección General de Notarías el contenido de la razón.
 
Artículo 39.- Además de estos libros cada notario llevará otro juego de tantos libros como le autorice el Ejecutivo, para consignar en él exclusivamente las operaciones en que el Gobierno del Estado, los Organismos Públicos descentralizados de carácter Estatal o Municipal de la entidad sean partes. Este, protocolo especial se regirá por las disposiciones legales que norman el ordinario.
 
Artículo 40.- Los notarios podrán llevar un protocolo abierto especial para los actos y contratos en que intervengan las dependencias y entidades de la administración pública municipal, estatal y federal, así como particulares, cuando actúen para el fomento de la vivienda o con motivo de programas para la regularización de la propiedad. Este protocolo sé integrará y utilizará en los siguientes términos:

I.- El protocolo se formará por volúmenes anuales; el que se formará por todos los tomos de un año natural; cada tomo se formará por instrumentos completos, sucesivos que sumen doscientas hojas aproximadamente o menos al terminar el año natural. Los volúmenes se enumerarán con el número del año que les corresponda, los tomos se enumerarán progresivamente durante cada año y los instrumentos se enumerarán progresivamente sin interrupción

II.- El notario para asentar y autorizar las escrituras y las actas utilizará por ambas caras folios que tendrán las siguientes características:

a).- Serán hojas de papel seguridad de color verde claro, con sello de agua del escudó del Estado de Quintana Roo.

b).- Tendrá impreso el nombre del notario y el número de su notaría.

El Protocolo abierto especial se dividirá en volúmenes y éstos a su vez en tomos. Cada cinco tomos constituirán un volumen.
 
Artículo 41.- Los instrumentos, volúmenes y tomos que integran el protocolo abierto especial deberán ser numerados Progresivamente con numeración independiente del protocolo ordinario y siempre se pondrá antes o después del número de la escritura, tomo o volumen las siglas P.A.E.
 
Artículo 42.- El sello del notario se imprimirá en la parte. superior derecha del anverso de cada folio al ser utilizado,
 
Artículo 43.- Para integrar el Protocolo abierto especial, el notario a su propia costa obtendrá los folios necesarios para asentar los instrumentos, los cuales tendrán las características que se señalan en el siguiente artículo. Los notarios entregarán los folios a la Dirección General de Notarías del Gobierno del Estado para que les sean devueltos debidamente autorizados mediante Perforaciones.
 
Artículo 44.- Los folios en que se asienten los instrumentos serán uniformes, de treinta y cuatro centímetros de largo por veintitrés y medio de ancho con margen de un centímetro y medio en su orilla externa. Los mencionados folios deberán tener impreso o gravado el sello de la Dirección General de Notarías del Gobierno y deberán de estar foliados respecto de cada notaria progresivamente, anteponiendo el número de la notaria en la cual serán utilizados.
 
Artículo 45.- Al iniciar la formación de un volumen, el notario hará constar el lugar y la fecha en que se inicie, el número que le corresponda dentro, de la serie de los que, sucesivamente se hayan abierto en la notaria a su cargo, el lugar en donde esté situada la notaria y la mención de que el volumen se formará con los tomos que contengan los instrumentos autorizados por el notario o por quien legalmente lo sustituya en sus funciones de acuerdo con esta Ley. La hoja en la que se asiente la razón a que se refiere este artículo no irá foliada y se encuadernará, antes del primer folio del primer tomo del primer volumen.
 
Artículo 46.- Cuando con posterioridad a la iniciación de un volumen haya cambiado de notario, el que va a actuar asentará a continuación del último instrumento extendido en los tomos que integran el volumen en formación en una hoja no foliada, su nombre y apellidos, su firma y sello de autorizar.
 
Artículo 47.- Para asentar las escrituras y actas en los folios, deberá utilizarse cualquier procedimiento de escritura o impresión que se firme. indeleble y legible. Sólo en caso de urgencia a juicio del notario podrá ser letra manuscrita·

No se escribirán más de cuarenta líneas por página y deberán quedar a igual distancia unas de las otras. Cada línea no podrá tener más de dieciséis centímetros de largo. La parte utilizable del folio deberá aprovecharse al máximo posible y no deberán dejarse espacios en blanco.

Artículo 48.- Por cada tomo del protocolo abierto especial el notario llevará un libro de control de folios, el cual deberá de estar encuadernado y empastado.

Una vez que el notario haya asentado en los folios un instrumento deberá hacer constar de inmediato en el libro indicado, el número del mismo, su fecha, los números del primero y último folio en los que fue asentado, la naturaleza del. acto jurídico que contenga y los nombres de las partes. Al terminar cada hoja .de este libro. asentará su firma y sello de autorizar.
 
Artículo 49.- La numeración de los instrumentos será progresiva, e igualmente será progresiva el número de folios que se empleen.

Cuando por cualquier razón se inutilice un folio antes de que una escrituro sea firmada por alguna de las partes, el notario podrá sustituir el folio o folios inutilizados por otros, aunque no sean, de numeración sucesiva, con tal de que sean de los que estén empleando el mismo día, debiendo tomar nota de todo ello en el libro a que se refiere el artículo anterior y asentarlo al pie de la escritura, antes de la firmas, y anotando los números de los folios utilizados así como de los inutilizados; además en el folio cuyo numero siga al intercalado, se asentará una mención de que el faltante entre aquel y el que le procede se usó en sustitución de otro con numeración anterior y de los números de folios entre los cuales quedó. el intercalado.
 
Artículo 50.- Todo instrumento se iniciará al principio de un folio y si al final del último empleado, en el mismo queda espacio, después de las firmas y autorización, este se empleará para asentar las anotaciones correspondientes conforme a esta ley.
 
Artículo 51.- Dentro de los treinta días hábiles siguientes a la terminación de un tomo, el notario deberá asentar una razón en la que se indicará la fecha del asiento, el número de folios utilizados e instrumentos asentados y pondrá al calce de la misma su firma y sello de autorizar. La hoja en que conste esta razón deberá agregarse, al final del último tomo que forme el volumen y el notario comunicará a la Dirección General de Notarías el contenido de la nota de terminación.
 
Artículo 52.- A partir de la fecha en que se haga la anotación de terminación del tomo a que se refiere el artículo anterior, el notario dispondrá de un término de treinta días para encuadernar los volúmenes.

Dentro de treinta y cinco días naturales siguientes a la fecha de terminación del tomo, a continuación de la razón a que se refiere el artículo anterior, se hará constar el número de hojas de que consta cada volumen, el número de instrumentos contenidos en cada tomo, con expresión del número correspondiente al primero y al último, de los instrumentos asentados en el mismo, y eventualmente los números de los instrumentos que no estén autorizados, señalando la razón por la cual no o están. Al calce de esta nota, el notario asentará su firma y su sello de autorizar.

Dentro de los treinta días hábiles siguientes. a la fecha en que deba de estar encuadernado cada tomo, el notario deberá enviarlo a la Dirección General de Notarías. Dicha oficina revisará la exactitud de la razón a que se refiere el párrafo anterior, debiendo. devolver el tomo al notario dentro de los quince días hábiles siguientes a la fecha de entrega.
 
Artículo 53.- En el último folio utilizado de cada escritura, si hubiere necesidad, el notario pondrá después de la autorización definitiva o preventiva, cuando ésta no sea necesaria, el encabezado “Notas Complementarias” y ahí consignará todas las anotaciones que en el protocolo ordinario debieran hacerse marginalmente. Si la parte final del folio no fuere suficiente, las anotaciones se harán en una o varias hojas comunes que se agregarán al apéndice, selladas y firmadas por el notario consignando el número de escritura que corresponda.
 
Artículo 54.- Serán aplicables al protocolo abierto especial, todas las demás disposiciones de la presente ley que no se oponga a lo establecido en el presente capítulo.
 
Artículo 55.- Por cada libro del protocolo el notario deberá llevar una carpeta denominado apéndice en la que se depositarán los documentos a que se refieren las escrituras y actas y que formarán parte integral del protocolo.

Los documentos del apéndice se enumerarán o señalarán con letras y se ordenarán por legajos en cada uno de los cuales se pondrá el número de escritura o acta a que se refiere el legajo.

Los expedientes que se protocolicen por mandato judicial, se agregarán al apéndice del libro respectivo y se considerarán como un solo documento

Los documentos del apéndice no podrán desglosarse y seguirán a su libro del protocolo.

Los folios deberán utilizarse en forma progresiva por ambas caras y los instrumentos que se asienten en ellos se ordenarán en volúmenes que tendrán siempre los folios en que se contengan cien instrumentos, contándolos por centenas cerradas, incluyendo los que no pasaron.
   
Artículo 56.- Los protocolos y sus apéndices pertenecen al Gobierno del Estado.

Los notarios tendrán su custodia, bajo su más estricta responsabilidad, hasta cinco años después de la fecha en que se les entregue el nuevo juego de libros para seguir. actuando. A la expiración de este término, los notarios entregarán los libros respectivos a la Dirección General de Notarías, en donde quedarán definitivamente, entregando a la vez los testamentos cerrados que tenga en guarda, correspondientes a esos libros.
 
Artículo 57.- Los legajos de los apéndices se formarán en volúmenes que lleven el número del libro del protocolo a que pertenezcan. Podrán formarse uno o varios volúmenes del apéndice de cada libro, según el número de hojas que tenga.
 
Artículo 58.- Los notarios tendrán obligación de llevar por. duplicado y por cada juego de libros, un índice de todos los instrumentos que autoricen, por orden alfabético de apellidos de cada otorgante y de su representado, en su caso, con la expresión de la naturaleza del acto o hecho, libro y número de página, así como el número y la fecha de la escritura o del acta. Dicho índice deberá de entregarse a la Dirección General de Notarías al mismo tiempo que entregue los libros del protocolo en los términos de los artículo que proceden, debiendo conservar un ejemplar de dicho índice.

CAPITULO IV
De las Escrituras, Actas y Testimonios de las Escrituras
SECCION Primera
De las Escrituras
 
Artículo 59.- Para los efectos de esta ley, se entiende por escritura, cualquiera de los siguientes instrumentos públicos:

I.- El original que el notario asiente en los libros autorizados, conforme a esta ley, para hacer constar un acto jurídico y que contenga las firmas de los comparecientes y la firma y sello del notario; y

II.- El original que se integre por el documento en que se consigne el acto jurídico de que se trate y por un extracto de este que contenga sus elementos esenciales y se asienten en el libro autorizado;

El documento deberá llenar las formalidades que señala este capítulo ser firmado en cada una de sus hojas y al final por los comparecientes y el notario; llevar el sello de este en los expresados lugares y agregarse al apéndice con sus anexos.

El extracto hará mención del número de hojas de que se compone el documento y la relación completa de sus anexos y será firmada por los comparecientes y el notario. La autorización definitiva y las anotaciones marginales se harán solo en el libro de protocolo.
 
Artículo 60.- Las escrituras se asentarán con letra clara, sin abreviaturas, salvo en el caso de inserción de documentos y sin guarismos, a no ser que la misma cantidad aparezca con letra. Los blancos o huecos, sí los hubiere, se cubrirán con líneas de tinta, precisamente antes de que se firme la escritura.

Las palabras, letras o signos que se hayan que testar, se cruzarán con una línea que se deje legible, pudiendo entrerrenglonarse lo que se deba agregar. Al final de la escritura se salvará lo testado o entrerrenglonado, se hará constar lo que vale o no vale y se especificará el número de palabras, letras o signos testados y el de los entrerrenglonados; si hubiere algún espacio en blanco, antes de las firmas. será llenado con líneas de tinta precisamente antes de que se firme la escritura. Se prohiben las enmendaduras, borrones o raspaduras.
 
Artículo 61.- El notario redactará las escrituras en castellano y observará las reglas siguientes:

I.- Expresará el lugar y fecha en que extienda la escritura, su nombre y apellidos y el numero de notaría;

II.- Indicará la hora en los casos en que la ley así lo prevenga;

III.- Consignará los antecedentes y certificará haber tenido a la vista los documentos que se le hubieren presentado para la formación de la escritura; si se tratare de inmuebles, examinará el título o títulos respectivos, relacionará cuando menos el último título de propiedad del bien o del derecho a que se refiere la escritura y citará los datos de su inscripción en el Registro Público de la Propiedad y del Comercio o la razón por la cual no esté registrada.

En las protocolizaciones de actas que se levanten con :motivo de reuniones. o asambleas tratándose de personas morales, se relacionarán únicamente los antecedentes que sean necesarios para acreditar la legal existencia y la validez y eficacia de los acuerdos respectivos, de conformidad con su régimen legal y estatutos vigentes, según los documentos que le exhiban al notario.

IV.- Al citar un instrumento otorgado ante otro notario, expresará el nombre del notario y el número de la notaría a que corresponda el protocolo en que constar el número y la fecha del instrumento de que se trate, y en su caso, los de la inscripción en él Registro Público de la Propiedad y del Comercio.

V.- Consignará el acto en cláusulas redactadas con claridad y concisión y sin palabras o fórmulas inútiles o anticuadas;

VI.- Designará con precisión las cosas que sean, objeto del acto de tal modo que no puedan confundirse con otras y si se tratase de bienes inmuebles, determinará su naturaleza, su ubicación y colindancias o linderos y cuando fuere posible, sus dimensiones y extensión superficial;

VII.- Determinará las renuncias de derechos o de leyes que hagan válidamente los contratantes;

VIII.- Dejará acreditada la personalidad de quien comparezca representación de otro, relacionando o insertando los documentos respectivos o bien agregándolos en original o copia al apéndice haciendo mención de ellos en la escritura;

IX.- Compulsará los documentos de que deba hacerse la inserción a la letra, los que en su caso agregará ,al apéndice;

X.- Cuando se presenten documentos redactados en idioma extranjero, deberán ser traducidos al castellano por perito, oficial agregándose al apéndice el original y su traducción, los cuales deberán ser certificados por el notario;

XI.- Al agregar al apéndice cualquier documento, expresará la letra o en su caso el número bajo el cual se coloque en el legajo correspondiente:

XII.- Expresará el nombre y apellidos, fecha de nacimiento, estado civil, lugar de origen, nacionalidad, profesión u ocupación y domicilio completo de los comparecientes o contratantes y de los testigos conocimiento, de los testigos instrumentales cuando así lo prevenga alguna ley y de los intérpretes cuando su intervención sea necesaria. Al expresar el nombre de una mujer casada incluirá su apellido materno.

XIII.- Hará constar bajo su fe.

a) que se aseguró de la identidad de los otorgantes y que a su juicio;

b) que les fue leída la escritura o acta a los otorgantes, a los testigos e interpretes, en su caso o que la leyeron por ellos mismos;

c) que explicó a los otorgantes el valor y las consecuencias legales de contenido de la escritura;

d) Que otorgaron la escritura los comparecientes, mediante la manifestación ante el notario de su conformidad, así como mediante su firma o en su caso, que no la firmaron por haber declarado no saber o no poder hacerlo. En sustitución del otorgante que se encuentre en cualquiera de estos dos casos, firmará la persona que al efecto elija, imprimiendo su huella digital del pulgar derecho;

e) La fecha o fechas en que se firme la escritura por los otorgantes o por la persona o personas elegidas por ellos y por los testigos e intérpretes si los hubiere; y

f) Los hechos que presencie el notario y que sean integrantes del acto que autorice, como la entrega de dinero, títulos u otros.
 
Artículo 62.- El notario hará constar la identidad de los comparecientes de cualquiera de las siguientes formas:

a) Por la certificación que este haga de que los conoce personalmente.

b) Con algún documento oficial en el que aparezca la fotografía, nombre complete, apellidos y firma de la persona de quien se trate;

c) Mediante la declaración de dos testigos edad, a su vez identificados por el notario quien deberá expresarlo en la escritura.
 
Artículo 63.- Para que el notario haga constar que los otorgantes tienen capacidad legal, bastará con que en ellos no observen manifestaciones de incapacidad y que no tenga noticias de incapacidad civil.
 
Artículo 64.- Los representantes deberán declarar que sus representados tienen capacidad legal y que la representación que ostentan no les ha sido revocada ni limitada, debiendo el notario hacerlo constar en la escritura.
 
Artículo 65.- Si alguno de los comparecientes fuere sordo, leerá por sí mismo la escritura; si declarare no saber leer o no poder, designará a una persona que lea y le dé a. conocer el contenido de la escritura. El notario deberá hacer constar la forma en que los otorgantes se impusieron del contenido de la escritura.
 
Artículo 66.- Los comparecientes que no conozcan el idioma castellano se asistirán de un intérprete nombrado por ellos; los intérpretes deberán rendir su protesta de cumplir formalmente su encargo ante el propio notario.
 
Artículo 67.- Antes de que la escritura sea firmada por los otorgantes estos podrán pedir que se les haga a ella las adiciones u observaciones que estimen convenientes, en cuyo caso el notario asentará los cambios y hará constar que dio lectura y explicó las consecuencias legales Inmediatamente después de que haya sido firmada la escritura por los otorgantes, testigos e interpretes, en su caso, será autorizada preventivamente por el notario con la razón ante mí, su firma y su sello.

Cuando la escritura no sea. firmada en el mismo acto por los comparecientes, siempre que no se deba firmar en un solo acto por su naturaleza o por disposición legal el notario irá asentando solamente el ante mi con su firma a medida que sea firmado por las partes, y cuando todos la hayan firmado, imprimirá además su sello con todo lo cual quedará autorizada preventivamente.
 
Artículo 68.- El notario deberá autorizar definitivamente la escritura al pie de la misma, cuando se le haya justificado que se ha cumplido con todos los requisitos legales para autorizarla. El notario podrá autorizar definitivamente la escritura, sin necesidad de la preventiva, cuando esta haya sido firmada por todos los comparecientes y no exista impedimento para la autorización.

La autorización definitiva contendrá la fecha, firma y sello del notario.

Si la escritura forma parte del protocolo abierto especial, el notario asentará la autorización definitiva inmediatamente después de la nota complementaria, en la que se indicare haber quedado satisfecho el último requisito para esa autorización.

En el caso de que el cumplimiento de todos los requisitos legales a que se refiere este artículo tuviere lugar cuando el libro del protocolo o los folios donde conste la escritura estuvieren depositados en la Dirección General de Notarías, su titular pondrá al instrumento relativo la razón de haber cumplido con todos los requisitos, la que tendrá por autorización definitiva
 
Artículo 69.- Quien supla a un notario que hubiere autorizado preventivamente una escritura y que dejare de estar en funciones por cualquier causa, podrá autorizarla definitivamente con sujeción a lo dispuesto en los artículos que preceden.
 
Artículo 70.- Si los que aparecen como otorgantes, testigos e intérpretes no se presentaren a firmar dentro de los treinta días hábiles siguientes a la fecha en que se extendió la escritura o acta en el protocolo, el instrumento quedará sin efecto y el notario pondrá al pie del mismo la razón de “no pasó” y su firma.
 
Artículo 71.- Si la escritura contuviere varios actos jurídicos y dentro del término que establece el artículo anterior se firmare por los otorgantes de uno o varios de dichos actos, el notario pondrá la razón de autorización preventiva en lo concerniente a los actos cuyos otorgantes hayan firmado. e inmediatamente después pondrá la nota de “no pasó” únicamente respecto de los actos que no hayan sido firmados, los cuales quedarán sin efecto.

Esta ultima razón se pondrá al margen del protocolo, salvo que se trate del protocolo abierto especial, pues en este caso irá inmediatamente después de la autorización indicada.
 
Artículo 72.- Cada escritura llevará al margen el número de la escritura, el nombre del acto o hecho que se consigne, los nombres de los otorgantes y en su caso de los representantes y representados.
 
Artículo 73.- Cuando se trate de revocación o renuncia de poderes que no hayan sido otorgados en su protocolo, el notario ante quien se realice el acto de revocación lo comunicará al notario ante quien fue otorgado el poder, por correo certificado con acuse de recibo, aún cuando pertenezca a otra entidad federativa, para que dicho notario se imponga de esa revocación o renuncia y proceda conforme a derecho.
 
Artículo 74.- Ninguna escritura podrá ser revocada, rescindida o modificada por simple anotación marginal, sino que se requerirá extender una nueva escritura y notificar en los términos previstos en el artículo anterior, para que se haga la anotación correspondiente.
 
Artículo 75.- Siempre que se otorgue un testamento público abierto o cerrado, el notario ante quien se otorgó representará un aviso a la Dirección General de Notarías dentro de los cinco días hábiles siguientes, en, el que expresará la fecha del otorgamiento. así como el nombre completo y los demás datos generales del testador. Si el testamento fuere cerrado, indicará además la persona en cuyo poder se depositó o el lugar en que se haya hecho el depósito. La Dirección llevará un registro especialmente designado para asentar las inscripciones relativas a los testamentos.

Los jueces y notarios ante quienes se tramite una sucesión, recabarán informes de la Dirección General de Notarías acerca de que si este tiene registrado testamento otorgado por la persona de cuya sucesión se trate y en su caso la fecha del mismo.
 
Artículo 76.- El compareciente que declare falsamente ante notario, incurrirá en la pena que señala el Código Penal para el Estado de Quintana Roo, por el delito de falso testimonio.

SECCION Segunda
De las Actas
 
Artículo 77.- Acta notarial es el instrumento original en que el notario hace constar, bajo su fe, uno o varios hechos presenciados por él y que éste, asienta en un libro del protocolo a su cargo a solicitud de parte interesada y que autoriza mediante su firma y sello.
 
Artículo 78.- Los preceptos relativos a las escrituras serán aplicables a las actas notariales, en cuanto sean compatibles a la naturaleza de los hechos materia de éstas.
 
Artículo 79.- Entre los hechos que el notario debe consignar en actas, se encuentran los siguientes:

I.- Notificaciones, interpelaciones, requerimientos, protestos de documentos mercantiles. y. otras diligencias en las que pueda intervenir el notario según. las leyes;

II.- La existencia, identidad, capacidad legal y comprobación de firmas de personas identificadas por el notario;

III.- Hechos materiales que le consten al notario y que no sean de la competencia de alguna autoridad;

IV.- Cotejo y entrega de documentos;

V.- Declaraciones de una o más personas que, bajo protesta de decir verdad, efectúen respecto de hechos que les conste, propios o de quien solicite la diligencia; y

VI.- En general, toda clase de hechos, abstenciones, estados y situaciones que guarden las personas y cosas que puedan ser apreciadas objetivamente.
 
Artículo 80.- Las actas relativas a los hechos a que se refiere el artículo anterior, cuando hubieren de practicarse fuera de la oficina de la notaria independientemente de cumplir con todos los requisitos establecidos en esta ley, el notario una vez que hubiere practicado la diligencia, levantará acta dentro de un plazo que no exceda de cinco días hábiles a partir de la fecha en que tuvo lugar la actuación, la cual deberá de ser firmada por el solicitante y el destinatario; si deseare hacerlo. El notario autorizará el acta aún cuando no haya sido firmada por el solicitante de la diligencia y demás personas que intervengan, dentro de los respectivos plazos que para ello señala esta Ley.

Cuando se oponga resistencia o se use o pueda ser utilizada la violencia en contra de los notarios, la fuerza pública les prestará auxilio para llevar a cabo las diligencias que aquellos deban de practicar conforme a la ley,
 
Artículo 81.- Cuando a primera el notario no encontrase a la persona que va a notificar, se cerciorará de que esta tiene su domicilio en el lugar donde va a hacer la notificación y en el mismo acto podrá practicarla mediante instructivo que entregará a los parientes, empleados o domésticos del interesado o a cualquier otra persona que viva ahí, y hará constar en el acta la forma en que se llevó a cabo la diligencia. El instructivo contendrá una relación sucinta del objeto de la notificación.
 
Artículo 82.- Cuando se trate de reconocimiento de firmas o de firmar un documento ante notario, el interesado deberá de firmar en unión de aquél, el acta que se levante al efecto, debiendo hacer constar el notario que ante él reconocieron o en su caso pusieron las firmas en el documento y que se aseguró de la identidad de la persona que las puso.
 
Artículo 83.- Para el cotejo de documentos con su copia escrita, fotográfica, fotostática o de cualquier otra clase, se presentará el original y copia al notario quien hará constar en un acta que la copia es fiel reproducción de su original, agregando al apéndice una copia debidamente certificada.
 
Artículo 84.- Para la protocolización de un documento el notario lo tramitará en su parte relativa del acta que al efecto se asiente o lo agregará al apéndice en el legajo marcado bajo el número de acta y bajo la letra o número que le corresponda. No podrá protocolizarse un documento cuyo contenido sea contrario a las leyes de orden público o a las buenas costumbres.
 
Artículo 85.- Los instrumentos, públicos otorgados ante funcionarios extranjeros en los términos de los Tratados y Convenios Internacionales de lo que el Estado Mexicano sea parte, o en su caso contrario debidamente legalizada la firma ante la Embajada o Consulado Mexicano una vez traducidos por Perito Oficial al idioma castellano, podrán ser protocolizados sin necesidad de resolución judicial.

SECCION TERCERA
De los testimonios
 
Artículo 86.- Testimonio es la copia en la que se transcribe íntegramente una escritura o acta notarial y se transcriben o se incluyen reproducidos tos documentos anexos que obran en el apéndice, con excepción de los que estuvieren redactados en idioma extranjero, a no ser que se les incluya en fotocopia, con su respectiva traducción y los que se hayan insertado en el instrumento.

No será necesario insertar en el testimonio los documentos ya transcritos en la escritura que ha servido solamente para la satisfacción de requisitos fiscales.

El testimonio será, parcial cuando se transcriba en él solamente una parte, ya sea de la escritura o del acta, o de los documentos del apéndice. Las hojas que integren un testimonio irán numeradas progresivamente y llevarán al margen la rúbrica y el sello del notario.
 
Artículo 87.- Al final de cada testimonio se hará constar si es el primero, segundo o ulterior número ordinal; el nombre del o de los que hayan intervenido en la operación y que hayan solicitado su expedición; y el número de fojas del testimonio y la fecha de su expedición.

El notario deberá expedir el testimonio con su firma y sello, e instruir a las partes acerca del monto de las cargas y obligaciones fiscales derivados del acto o contrato respectivo.
 
Artículo 88.- Las hojas del testimonio tendrán las mismas dimensiones que las de protocolo en su parte utilizable y llevará a cada lado un margen de una octava parte de la hoja, la cual contendrá, a lo más, cuarenta renglones.

En el margen superior derecho llevarán el sello del notario, quien estampará su rúbrica en el mismo margen.
 
Artículo 89.- Los Notarios podrán expedir certificaciones de actos o hechos que conste en su protocolo. En la certificación hará constar el número y la fecha de la escritura o del acta respectiva, requisito sin cuya satisfacción, la certificación carecerá de validez.
 
Artículo 90.- Sin necesidad de autorización judicial los Notarios expedirán primero, segundo o ulterior testimonio, a cada parte o al autor del acto consignado en el instrumento de que se trate o bien, a sus sucesores o causahabientes.
 
Artículo 91.- El notario solo puede expedir certificaciones de actos o hechos que consten en su protocolo.
 
Artículo 92.- Cuando se expida un testimonio por notario, o cuando así proceda, por el titular del Archivo de Notarías, se pondrá al margen del instrumento o en nota complementaria en su caso, una anotación que contendrá la fecha de expedición, el número de fojas de que conste el testimonio, el número ordinal que corresponda a éste, según los artículos 83 y 86, así como para quién se expida y a qué título.

Las constancias sobre los asientos de inscripción puestas por el Registro Público de la Propiedad y del Comercio al calce de los testimonios, serán extractadas o transcritas por el notario en una anotación marginal o complementaria del instrumento, según proceda.

En todo caso, las anotaciones llevarán la rúbrica o media firma del notario.
 
Artículo 93.- En tanto no se declare judicialmente la falsedad o nulidad de una escritura, las actas y testimonios serán prueba plena de que los otorgantes manifestaron su voluntad de celebrar el acto consignado en la escritura; que hicieron las declaraciones y se realizaron los hechos de los que el notario dio fe, y de que éste observó las formalidades correspondientes.

SECCION Cuarta
Del valor jurídico de las escrituras»
 
Artículo 94.- Las escrituras, las actas y sus testimonios, mientras no fuere declarada legalmente su falsedad, probarán plenamente que los otorgantes manifestaron su voluntad de celebrar el acto consignado en la escritura, que hicieron las declaraciones y se realizaron los hechos de los que haya dado fe el notario y que éste observó las formalidades que mencione.

La escritura o el acta será nula:

I.- Si no es notario en ejercicio quien la expide en los términos de esta Ley;

II.- Si no le está permitido por la ley autorizar el acto o hecho materia de la escritura o del acta;

III.- Si fuera otorgado por las partes o autorizada por el notario fuera de la adscripción asignada a éste para actuar.

IV.- Si ha sido redactada en idioma extranjero;

V.- Si no está firmada por todos los que deben firmarla según esta ley, o no contiene la mención exigida a falta de firma;

VI.- Si está autorizada con la firma y sello del notario cuando debiera tener la razón de “No pasó”, o cuando la escritura o el acta no estén autorizadas con la firma y sello del notario; y

VII.- Si falta algún otro requisito que produzca la nulidad del instrumento por disposición expresa de la ley.

En el caso de la fracción II de este artículo, solamente será nulo el instrumento en lo referente al acto o hecho, cuya autorización no te esté permitida; pero valdrá respecto de los otros actos o hechos que contenga y que no estén en el mismo caso.

Fuera de los casos determinados en este artículo el instrumento es válido, aún cuando el notario infractor de alguna prescripción legal quede sujeto a la responsabilidad que en derecho proceda.

Artículo 95.- El testimonio será nulo, solamente en los siguientes casos:

I.- Cuando la escritura o el acta correspondiente sea nula;

II.- Sí el notario no se encuentra en ejercicio de sus funciones al autorizar el testimonio;

III.- Cuando el testimonio no tenga la firma y sello del notario en los términos de esta Ley; y

IV.- Cuando faltare algún otro requisito que, por disposición expresa de la ley produzca la nulidad.

CAPITULO V
De las licencias y de la suspensión de los notarios.
 
Artículo 96.- Los notarios podrán separarse del ejercicio de sus funciones quince días consecutivos o alternados en un trimestre y hasta treinta días, en igual forma en cada semestre, sin que requiera licencia para ello.
 
Artículo 97.- El notario tiene derecho a solicitar y obtener de la Secretaría General de Gobierno, licencia para estar separado de su cargo hasta por el término de un año renunciable. No podrá concederse nueva licencia sino después de seis meses de actuación consecutiva, salvo causa justificada y comprobada, a juicio de la Secretaría General de Gobierno. Asimismo, la propia Secretaría otorgará al notario licencia renunciable por todo el tiempo que dure en el desempeño de un cargo.
 
Artículo 98.- En caso de separación del notario por licencia, el Ejecutivo del Estado nombrará al suplente respectivo.
Cuando fallezca o sea suspendido un notario, se designará un suplente interino hasta en tanto se cubre la vacante, en los términos previstos en esta Ley,
 
Artículo 99.- Quedará sin efecto la patente otorgada a un notario si, vencido el término de la licencia concedida no se presentare a reanudar sus labores, sin demostrar fehacientemente, a juicio de la Secretaría General de Gobierno, que hubo causa justificada. La Secretaría General de Gobierno declarará vacante la notaría y convocará a oposición para cubrirla, en los términos de esta Ley y su Reglamento.
 
Artículo 100.- Son causas de suspensión del ejercicio de las funciones

I.- La sujeción a proceso por delitos dolosos, mientras no se pronuncie sentencia definitiva absolutoria;

II.- La incapacidad física o mental que coloque al notario en la imposibilidad de continuar en el ejercicio de sus funciones, en cuyo caso, la suspensión durará todo el tiempo que subsista el impedimento.

Artículo 101.- El juez que dicte un auto de formal prisión en contra de un notario lo comunicará inmediatamente a la Secretaría General de Gobierno.
 
Artículo 102.- Cuando la Secretaría General de Gobierno tenga conocimiento de que un notario adolece de capacidad física o mental que lo coloque en la imposibilidad de actuar, designará a dos médicos, para que dictaminen acerca de la naturaleza del padecimiento, si éste lo imposibilita para actuar y la duración probable del mismo.

Los familiares del notario podrán designar a dos médicos para estos mismos efectos. En el caso de que no haya concordancia en los dictámenes, la Secretaría General de Gobierno designará a peritos terceros en discordia. Si él padecimiento del notario es incurable e irreversible, se le suspenderá en definitiva y se designará a quien lo sustituya en los términos de la presente Ley.

CAPITULO VI
De la Revocación y Cancelación de la Patente de Notario.
 
Artículo 103.- Se revocará la patente de notario por cualquiera de las siguientes causas:

I.- Por no iniciar sus funciones conforme a lo dispuesto en el artículo 27 de esta Ley;

II.- Renuncia expresa;

III.- Fallecimiento;

IV.- Por haber comprobado la Secretaría General de Gobierno de que no desempeña personalmente sus funciones de notario, con sujeción a lo dispuesto en esta Ley, sus Reglamentos y demás disposiciones aplicables;

V.- Falta de probidad o notorias deficiencias o vicios debidamente comprobados en el ejercicio de sus funciones;

VI.- Por no conservar vigente la garantía que responda de su actuación; y

VII.- Por haber sido condenado por sentencia ejecutoriada, por delito de tipo penal.
 
Artículo 104.- Cuando se haya comprobado alguno de los supuestos de las fracciones I, IV, V, VI y VII del artículo anterior, la Secretaría General de Gobierno, con sujeción a lo establecido en el Capítulo VI de esta Ley, oirá en defensa al notario de que se trate.

En su caso, el Ejecutivo del Estado hará la declaración de cancelación definitiva de la patente de notario.
 
Artículo 105.- Cuando se promueva el estado de interdicción de algún notario, el juez del conocimiento notificará a la Secretaría General de Gobierno la demanda y la resolución definitiva que se dicte en el juicio.
 
Artículo 106.- El notario que deje de actuar por cualquier motivo quedará impedido para intervenir de cualquier manera, como abogado, en los litigios que se relacionen con los instrumentos públicos que hubiere autorizado, salvo que se trate de causa propia.
 
Artículo 107.- El Ministerio Público, los oficiales del Registro Civil y el Consejo de Notarios, que conozcan del fallecimiento de un notario, lo comunicarán inmediatamente a la Secretaría General de Gobierno.
 
Artículo 108.- Cuando un notario por cualquier causa, deje de ejercer definitivamente sus funciones, la Secretaría General de Gobierno lo hará del conocimiento público, por una vez en el periódico oficial del Estado.
 
Artículo 109.- Cuando un notario cesare definitivamente en sus funciones, se procederá a la clausura de su protocolo, como sigue:

I.- Si el notario faltante tuviese suplente, éste actuará en el protocolo del suplido hasta por sesenta días hábiles más con el exclusivo fin de regularizar el protocolo asentando en éste lo que debió haber realizado el notario suplido, incluyendo la expedición de testimonios y copias;

II.- Transcurridos los sesenta y cinco días a que se refiere el artículo siguiente, se clausurará el protocolo y el representante de la Secretaría General de Gobierno lo remitirá a la Dirección General de Notarías junto con todos sus anexos y objetos relacionados con el primer inventario señalado en el artículo 128, debidamente actualizado, descargando los documentos que se hayan entregado a terceros e incluyendo los que se hubieren agregado al protocolo.

Dicha entrega se hará en el lugar donde se haya llevado a cabo la regularización del protocolo.
 
Artículo 110.- Cuando por cualquier circunstancia haya lugar a clausurar un protocolo, esta diligencia se llevará a cabo dentro de los sesenta y cinco días siguientes a la fecha de terminación de las funciones del notado; y siempre con la intervención de un inspector de notarías que representará a la Secretaría General de Gobierno. El inspector anotará una razón en cada libre en uso, después de la última escritura asentada, en ellos, y en su caso, a continuación del último folio utilizado, en el que se indique lugar y fecha de la diligencia, causa que la motivó y las demás Circunstancias que estime convenientes, suscribiendo dicha razón con su firma.
 
Artículo 111.- El inspector de notarías designado paro intervenir en la clausura de un protocolo hará un inventado.
Que comprenderá todos los libros, volúmenes y folios que obren en la notaría y sus respectivos apéndices; los escritos y valores depositados; los testamentos públicos cerrados que estuviesen en guarda, con expresión del estado de sus cubiertas y sellos, el sello de autorizar, índices y guías; los testimonios, expedientes, títulos y cualesquiera otros documentos del archivo y de los que hubieren comparecido ante el notario.

El inventado indicado se levantará con la intervención del notario suplente y del suspendido o que haya terminado sus funciones, el albacea de la sucesión del notado fallecido o sus familiares que asistan a dicha diligencia, en sus respectivos casos y, un representante designado por el Consejo de Notarios.
 
Artículo 112.- En caso de clausura de un protocolo por causa distinta del fallecimiento del notado, el que dejare de serlo tendrá derecho a asistir a dicha clausura y a la entrega de la notaría;
 
Artículo 113.- El notario que reciba una notaria cuyo titular dejare de serlo por cualquiera de las causas prescritas en esta ley, deberá hacerlo siempre por riguroso inventario y con asistencia de un inspector de notarías designado al efecto. De dicha entrega y recepción se levantará y firmará un acta por triplicado; uno de cuyos tantos quedarán en poder del Archivo de Notarías, otro se remitirá a la Secretaría General de Gobierno y el tercero quedará en poder del notario que reciba.
 
Artículo 114.- La Secretaría General de Gobierno cancelará la garantía constituida por el notario, cuando se satisfagan los siguientes requisitos:

I.- Que el notario haya cesado definitivamente en el ejercicio de sus funciones;

II.- Que se obtenga constancia de la Secretaría General de Gobierno y del Consejo de Notarios de que no hay queja pendiente a cargo del notario;

III.- Que el interesado, después de dos años de haber cesado en la función de notario, lo solicite, por sí mismo o por parte legítima;

IV.- Que se publique un extracto de la solicitud por una sola vez, en el periódico oficial del Estado.
 
Artículo 115.- Transcurridos tres meses de haber hecho la publicación a que se refiere la fracción IV del artículo anterior, la Secretaría General de Gobierno concederá la cancelación de la garantía constituida por el notario. Si se presentara alguna persona que se opusiese fundadamente para que sea cancelada la garantía, la controversia que por ello se suscite deberá ser resuelta por las autoridades judiciales competentes.

CAPITULO VII
De la Dirección General de Notarías.
 
Artículo 116.- La Dirección General de Notarías tendrá a su cargo el despacho de todos los negocios relacionados con el notariado, así como la organización y conservación del Archivo de Notarías.
 
Artículo 117.- La Dirección General de Notarías estará a cargo de un Director General, nombrado libremente y removido con causa justificada por el Titular del Ejecutivo del Estado, y deberá satisfacer los requisitos exigidos para ser notario señalados en las fracciones de la I a la VI del artículo 12 de esta Ley; no haber sido separado de ningún cargo público sin causa justificada.
 
Artículo 118.- El Director General de Notarías tendrá a su cargo el archivo y usará un sello similar al de los notarios que diga “Dirección General de Notarías del Estado de Quintana Roo”

El Archivo de Notarías se formará:

I.- Con los documentos y avisos que los notarios del estado deban remitir, según las prevenciones establecidas en esta ley;

II.- Con los protocolos, apéndices y demás anexos que no sean aquellos que los notarios deben conservar en su poder;

III.- Con los documentos propios del Archivo de Notarías;

IV.- Con los sellos de los notarios que deban depositarse conforme a las prescripciones relativas de esta ley;

V.- Con los archivos de las notarías clausuradas; y

VI.- Con la información y archivos electrónicos y microfilmados o de cualquier otro tipo propios a su función.
 
Artículo 119.- Son obligaciones y atribuciones del Director General de Notarías, las siguientes:

I.- Comunicar por escrito al Ejecutivo las faltas de cualquier genero en que incurran los notarios en el ejercicio de sus funciones;

II.- Llevar registros de expedición de patente, de sellos y firmas de notarios, así como de fecha de nombramiento, determinación del cargo y de licencias y suspensiones de los notarios;

III.- Llevar un registro y archivo de datos de los testamentos autorizados por los notarios, y de los cuales hayan dado aviso en cumplimiento de lo dispuesto por la presente ley;

IV.- Rendir los informes que les soliciten el Ejecutivo y las demás autoridades los jueces y el Consejo de Notarios;

V.- Autorizar los folios y cuidar el exacto cumplimiento de la entrega de los libros del protocolo y demás documentos, en los casos establecidos por la ley;

VI.- Comunicar por escrito al Ejecutivo y al Consejo de Notarios las irregularidades que existan en los protocolos o en los apéndices, como resultado de las visitas o cuando se entreguen para su custodia:

VII.- Autorizar en definitiva, las escrituras que hayan sido previamente firmadas por y ante los notarios cuyos protocolos hubieren sido depositados en el archivo por cualquiera de las causas previstas en la presente ley y llenar todos los requisitos previos y posteriores a la autorización;

VIII.- Expedir, a petición de los notarios, de los interesados o por mandato judicial, los testimonios y copias certificadas o simples de las escrituras que obren asentadas en los libros del protocolo depositados en el archivo general;

IX.- . Expedir por mandato de autoridad competente, copia certificada de los duplicados de las escrituras. En estos casos se insertará en el documento expedido la orden de expedición y su naturaleza o carácter;

X.- Proveer a los notarios a su costa de sello oficial y registrarlo;

XI.- Visitar u ordenar visitas a las notarías:

XII.- Coordinar con él Consejo de Notarios la prestación del servicio notarial, en los casos a que se refiere el artículo 8o. de ésta Ley;

XIII.- Fijar el arancel a que se refiere el artículo 7o. de esta Ley, oyendo previamente la opinión del Consejo de Notarios;

XIV.- Proveer a costa de los notarios, de los folios de protocolo abierto especial; y

XV.- Las demás atribuciones que sean propias y. naturales del servicio o que esta u otras leyes establezcan.
 
Artículo 120.- El Director General expedirá los testimonios o copias que le soliciten, previo pago de los derechos correspondientes.
 
Artículo 121.- El Director General será responsable de la custodia y conservación de los protocolos, apéndices, sellos; libros y demás documentos del archivo y tendrá la misma responsabilidad que los notarios en ejercicio respecto de los testimonios que expida; de las autorizaciones y de los actos que realice dentro de los límites de sus atribuciones.
 
Artículo 122.- La Dirección General vigilará el cumplimiento de esta ley a través de visitas de inspección. Las visitas serán generales y especiales. Las visitas generales tendrán por objeto cerciorarse de que las notarías funcionan con regularidad y que los notarios ajustan sus actos a las disposiciones de esta ley. A cada notaria se practicará por lo menos una visita general al año. Las visitas especiales tendrán por objeto el asunto que las hubiere originado y se concretarán exclusivamente a la investigación de la irregularidad de que se trate.
 
Artículo 123.- Las visitas se practicarán en las oficinas del notario en días y horas hábiles, previa orden escrita, fundada y motivada que se notificará al notario telegráficamente, por oficio, fax o cualquier medio idóneo, cuando menos con cuarenta y ocho horas de anticipación con excepción de las visitas especiales que serán con veinticuatro horas de anticipación y señalará:

I.- El nombre del notario y número de la notaría;

II.- Lugar y fecha en que deba tener lugar la diligencia;

III.- Objeto de la visita;

IV.- Nombre del visitador; y

V.- Nombre y firma del Director General que la expida.
 
Artículo 124.- Las visitas de inspección se regirán por lo siguiente:

I.- El visitador deberá identificarse y entregar al notario, copia del oficio de comisión;

II.- Los. notarios darán a los visitadores todas las facilidades necesarias para el desempeño de sus funciones;

III.- Si la visita fuere general, sé revisará todo el protocolo a partir del último instrumento revisado en la visita anterior y en ella se comprenderá hasta el último instrumento autorizado definitivamente por el notario visitado;

IV.- Si la visita fuere especial para revisar un instrumento determinado, la misma se concretará sólo a éste;

V.- De las visitas se levantará acta por triplicado; el visitador señalará en ellas las irregularidades que observe, o bien que se está cumpliendo con las prevenciones aplicables. En todo caso deberá consignarse las explicaciones, aclaraciones y fundamentos que el notario visitado quiera exponer;

VI.- El visitador tendrá respecto a los hechos y actos que presencie y a las circunstancias de los mismos, la obligación de secreto profesional que esta ley impone al notario;

VII.- El acta deberá ser firmada por el visitador y el notario visitado. Sí él notario visitado se negare a firmada, se asentará la razón que se aduzca para ello; y

VIII.- El visitador, entregará una copia del acta levantada al notario visitado.
 
Artículo 125.- Si del resultado de la inspección se llegase a suponer que el notario ha incurrido en actos u omisiones que puedan ser constitutivos de un delito, con el acta que se levante se dará conocimiento de ello al Secretario General dé Gobierno, para que, previo al estudio que haga del caso, rinda su dictamen dentro del improrrogable plazo de treinta días hábiles, contados a partir de la fecha en que reciba el acta de la inspección que se le envié, oyendo previamente al notario interesado a fin de que el Gobernador del Estado. resuelva lo procedente.

CAPITULO VIII
De la Responsabilidad de los Notarios
 
Artículo 126.- Los notarios son civilmente responsables de los daños, y perjuicios que causen en el ejercicio de sus funciones a las personas que ante ellos comparecen.

El notario incurrirá en responsabilidad administrativa por cualquier violación a esta Ley y a su Reglamento.

La Secretaría General de Gobierno, podrá iniciar el procedimiento establecido en este Capítulo, cuando tenga conocimiento de que se ha cometido alguna violación a esta Ley por parte del notario, o a solicitud de la persona que acredite tener interés jurídico en el asunto.

La Secretaría General de Gobierno, impondrá las sanciones correspondientes según la gravedad de la violación y demás circunstancias que concurran en el caso de que se trate, de conformidad con lo establecido en esta Ley.
 
Artículo 127.- Al notario responsable del incumplimiento de sus obligaciones derivadas de esta Ley, sin perjuicio de las sanciones penales que le sean aplicables, será acreedor a las sanciones siguientes:

I).- Amonestación por escrito:

a).- Por tardanza injustificada en alguna actuación o tramite solicitados por un interesado, relacionados con el ejercicio de las funciones del notario.

b).- Por no dar el aviso, no enviar o no entregar oportunamente los libros del protocolo a la Dirección General de Notarías.

c).- Por separarse del ejercicio de sus funciones Sin dar aviso o sin la licencia correspondiente.

d).- Por cualquier otra violación menor, tal como no llevar índices, no empastar oportunamente los volúmenes del apéndice y del protocolo abierto especial.

e).- Por incumplimiento de las obligaciones estipuladas en el artículo 8 de esta Ley.

f).- Por actuar fuera de su jurisdicción sin causa justificada.

II.- Con multa de treinta a trescientos días de salario mínimo vigente en el Estado:

a).- Por reincidir en alguna de las infracciones ya señaladas.

b).- Por realizar cualquier actividad que sea incompatible con el desempeño de sus funciones de notado de acuerdo a la presente Ley.

c).- Por incurrir en alguna de las prohibiciones señaladas en la fracción III del artículo 22 de esta Ley.

d).- Por negarse sin causa justificada al ejercicio de sus funciones, cuando hubiere sido requerido para ello.

III.- Suspensión del cargo hasta por un año:

a).- Por reincidir en alguno de los supuestos señalados en la fracción II, del presente artículo. En sus incisos b) a d).

b).- Por revelación injustificada y dolosa de datos contenidos en los protocolos a su cargo a terceros ajenos a los actos provenientes de la escritura.

c).- Por incurrir en alguna de las prohibiciones de las fracciones I y IV del artículo 22 de esta Ley.

d).- Por provocar con dolo o con notoria negligencia o imprudencia la nulidad de algún instrumento o testimonio.

e).- Por reincidir en actuar fuera de su adscripción, salvo autorización expresa del Secretario General de Gobierno.

IV.- Separación definitiva:

a).- Por reincidir en alguno de los supuestos señalados en los incisos b) a e), de la fracción III anterior.

b).- Por falta de probidad en el ejercicio de sus funciones.

c).- Por actuar reincidentemente fuera de su adscripción.
 
Artículo 128.- A quien viole lo dispuesto en el párrafo tercero del artículo quinto de esta Ley, se le aplicarán las sanciones previstas en el artículo 220 del Código Penal vigente en el Estado.
 
Artículo 129.- Las sanciones que impliquen suspensión o cancelación de la patente de notario, se aplicarán previo el cumplimiento del procedimiento que a continuación se detalla:

I.- Teniendo conocimiento la Dirección General de Notarías de alguna violación a esta Ley, que implique suspensión o separación de la función notarial por parte de un notario, rendirá un informe a la Secretaría General de Gobierno para que esta ordene se practique al mismo una visita de investigación.

II.- Si de la misma se estima que resultan comprobados los hechos se enviará copia del acta levantada a la Dirección General de Notarías, para que se avoque al conocimiento y estudio de los mismos y para que rinda dictamen al respecto, en el que opine sobre la gravedad del asunto y las sanciones que deban aplicarse conforme a esta Ley, oyendo al notario interesado:

III.- El Director General de Notarías entregará su dictamen al Secretario General de Gobierno antes de treinta días, contados a partir de la fecha de recepción del oficio con que éste le haya enviado el acta de la investigación administrativa realizada.

IV.- Recibido el dictamen el Secretario General de Gobierno, oirá personalmente al notario de que se trate para lo cual lo citará a una audiencia, el día y hora fijados.

V.- El notario, tendrá un plazo de diez días hábiles para aportar pruebas en su descargo. Este término comenzará a correr a partir del día siguiente al de la audiencia prescrita en la fracción anterior.

VI.- El Secretario General de Gobierno, pondrá el caso en estado de resolución con base a los informes y dictámenes recibidos y pruebas aportadas si las hubo, y remitirá el expediente al Gobernador del Estado, para el efecto de que dicte resolución.

La resolución dictada por el Gobernador del Estado, será definitiva y no admitirá recurso legal alguno, y

VII.- La ejecución de la resolución se hará conforme a lo prescrito en la presente Ley.

CAPITULO IX
Del Consejo de Notarios.
 
Artículo 130.- En el Estado de Quintana Roo habrá un Consejo de Notarios, que agrupará a todos los notarios que ejerzan sus funciones en la entidad y regulará su organización y funcionamiento conforme a esta Ley, al Reglamento del Consejo de Notarios y a sus propios estatutos.
 
Artículo 131.- El Consejo tendrá su sede en la Capital del Estado y su órgano superior de Gobierno, estará integrado por los siguientes miembros: Un Presidente, un Secretario y tres Vocales. Estos cargos serán honoríficos e irrenunciables. Sus resoluciones serán tomadas por mayoría de votos y el Presidente tendrá voto de calidad en caso de empate.

Los Consejeros serán electos por mayoría de votos de entre los notarios del Estado, durarán en sus funciones dos años y no podrán ser reelectos en el mismo cargo para el período siguiente.
 
Artículo 132.- El Consejo de Notarios tendrá las funciones siguientes:

I.- Colaborar con las autoridades para la aplicación de esta Ley y de las demás disposiciones que regulan la actividad notarial;

II.- Colaborar con la Secretaría General de Gobierno, como órgano de opinión, en los asuntos notariales;

II.- Formular y proponer, al Secretado de Gobierno, las reformas a leyes y reglamentos referentes al ejercicio de sus funciones;

III.- Denunciar, ante la Secretaría General de Gobierno, las violaciones a esta Ley y sus Reglamentos;

IV.- Estudiar y resolver las General de Gobierno y los notarios; sobre asuntos relativos al ejercicio de sus funciones; y

V.- Las demás que le confiere esta Ley y sus Reglamentos.

TRANSITORIOS
 
Artículo PRIMERO.- La presente Ley entrará en vigor a los treinta días siguientes de su publicación en el Periódico Oficial del Gobierno del Estado.
 
Artículo SEGUNDO.- Se deroga la Ley Orgánica del Notariado del Estado de Quintana Roo, publicada en el Periódico Oficial del Gobierne del Estado de fecha 25 de Noviembre de 1976, en todo lo que se oponga a la presente Ley.
 
Artículo TERCERO.- Se derogan todas las demás disposiciones que se opongan a esta Ley.
 
SALON DE SESIONES DEL H. PODER LEGISLATIVO, EN LA CIUDAD DE CHETUMAL, CAPITAL DEL ESTADO DE QUINTANA ROO, A LOS SEIS DIAS DEL MES DE AGOSTO DE MIL NOVECIENTOS NOVENTA Y SIETE.
DIPUTADO PRESIDENTE: DIPUTADO SECRETARIO:
IVAN SANTOS ESCOBAR. FRANCISCO NOVELO ORDOÑEZ.

EN CUMPLIMIENTO DE LO DISPUESTO EN EL ARTICULO 91 FRACCION II, DE LA CONSTITUCION POLITICA DEL ESTADO LIBRE Y SOBERANO DE QUINTANA ROO, Y PARA SU DEBIDA OBSERVANCIA, MANDO SE PUBLIQUE EN EL PERIODICO OFICIAL DEL GOBIERNO DEL ESTADO, DADO EN LA RESIDENCIA DEL PODER EJECUTIVO EN LA CIUDAD DE CHETUMAL, CAPITAL DEL ESTADO DE QUINTANA ROO, A LOS SIETE DIAS DEL MES DE AGOSTO DE MIL NOVECIENTOS NOVENTA Y SIETE.

EL C. GOBERNADOR CONSTITUCIONAL DEL ESTADO DE QUINTANA ROO
ING. MARIO E. VILLANUEVA MADRID.
EL C. SECRETARIO GENERAL DE GOBIERNO.
DR. HECTOR ESQUILIANO SOLIS.


0 Comentarios

Deja un comentario

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!